Huachicoleo va en aumento en el Sur veracruzano

No se trata ya de pequeñas bandas organizadas al vapor, sino de una compleja red de complicidades en el centro y sur del país que deja ganancias anuales superiores a los 30 mil millones de pesos, el equivalente a una tercera parte de la deuda pública de Veracruz.

El huachicol teje despacio y avanza, sigiloso.

Cifras oficiales revelan que la estimación de tomas clandestinas encontradas en lo que va de 2018 alcanza ya las diez mil en todo el país, mientras que Veracruz ya superaría las mil, según la tendencia del promedio, el cual se establece que diariamente se localizan 4.60.

La entidad permanece entre las que más sufren de tomas (solo la superan Guanajuato, Hidalgo y Puebla), producto de su ubicación estratégica para el traslado y distribución del producto robado.

De acuerdo con reportes federales, los huachicoleros de la zona centran la ordeña en ductos de 14 pulgadas de diámetro, los cuales tienen origen en la refinería de Minatitlán y atraviesan Puebla, Tlaxcala, el Estado de México, llegando a las puertas de la capital del país y transportando un promedio de 70 mil barriles de hidrocarburos.

Para Veracruz el tema no es menor, pues ni las autoridades estatales ni las federales han logrado controlar un delito cada vez más común, el cual subyuga a regiones enteras de poblados, que contemplan diariamente la ordeña y el mercado negro derivado de la ordeña de ductos, el cual vende el litro de gasolina regular entre los 14 y los 15 pesos, tres o cuatro por debajo del costo en una estación de servicio.

La zona sur de la entidad es la más afectada, ya que a pesar de los esfuerzos de los cuerpos policiacos y militares, la logística de los huachicoleros es tal que a pesar de que las confiscaciones y las detenciones se multiplican (en lo que va del mes superan los 100 mil litros), no hay claridad sobre el freno a un delito que crece sin reparo.

 

 

EL DICTAMEN

nlx

Comments

comments