Hospitales y el robo del siglo

En agosto de 2010, el secretario de Salud, Luis Fernando Antiga Tinoco, aprobó la construcción del Centro de Especialidades Médicas de Tuxpan, que sería un moderno hospital de 120 camas, que costaría 360 millones de pesos. El terreno se consiguió, pero el dinero jamás llegó y aún sigue desaparecido.

La búsqueda de los 360 millones del hospital de Tuxpan aún continúa, sobre todo porque urge recuperar ese dinero para el nuevo centro hospitalario, ya que el Hospital Emilio Alcázar se está cayendo a pedazos, por sus más de 70 años de servicio.

Las investigaciones federales que se realizan para determinar el destino de fondos para infraestructura médica en Tuxpan no han podido establecer dónde quedaron los recursos autorizados, esto posiblemente porque se trataba de dineros estatales, del Fideicomiso del Impuesto del 2% Sobre la Nómina, que el gobierno usaba como caja chica.

Pero este no fue el único hospital de la zona que no se construyó, hubo otros donde se quedaron con todo el presupuesto para la construcción e incluso, robaron la aportación federal para su equipamiento.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF), en la auditoría de inversiones físicas 13-A-30000-04-1194, encontró que SEFIPLAN saqueó cuentas donde estaba depositado el recurso para construir y equipar hospitales en Álamo y Papantla.

En el caso particular del proyecto “Construcción de un Hospital (segunda etapa), en Papantla, desaparecieron 47 millones de pesos del FONREGIÓN 2012 y 10.1 millones que eran para equipo y mobiliario, también del Fondo Regional, pero, del 2013.  El quebranto fue de 57.6 millones de pesos.

Por lo que hace al equipamiento y mobiliario de fabricación especial, para el Hospital de Álamo, contrato AA/930032990- N1-2012-0, los funcionarios estatales desviaron 42.9 millones de pesos, según la Auditoría Superior de la Federación.

De estos dos últimos casos, el que generó mayor indignación fue el de Papantla, pues aún después de que el gobierno estatal se vio descubierto en la malversación de recursos, todavía tuvieron la desfachatez de pedir más fondos a la SHCP, para una tercera etapa.

De la revisión a los recursos del FONREGIÓN 2012 ejercidos, durante 2013, para el caso Papantla, se observó que la SEFIPLAN realizó transferencias bancarias, vía SPEI, por varios millones de pesos, sin contar con cuentas por liquidar o facturas o comprobantes que acrediten el destino final y obligación de efectuar esos pagos.

La suma de todas estas irregularidades financieras ya engrosan las carpetas de investigación que se siguen contra el gobernador Javier Duarte y funcionarios coludidos.

Aún cuando ya hay personas detenidas, el dinero no se ha recuperado y esto impide que se construya el nuevo hospital de Tuxpan.

Comments

comments