El hijo de Trump se reunió en las elecciones con una abogada rusa que le ofreció información contra Clinton

La trama rusa ha entrado en casa del presidente de Estados Unidos. Tanto su hijo mayor, Donald Trump Jr., como su yerno y asesor, Jared Kushner, se reunieron el 9 de junio de 2016 con una abogada rusa que les prometió facilitar información contra la candidata demócrata Hillary Clinton.

Aunque no está claro que la letrada, Natalia Veselnitskaya, les hiciera llegar finalmente el material prometido, el encuentro marca un punto de inflexión en el escándalo. La admisión de Trump Jr. al diario The New York Times de que a solo cinco meses de las elecciones quiso obtener información dañina contra Clinton por una vía rusa, aviva con inesperada fuerza la sospecha de una posible coordinación entre el equipo electoral del candidato republicano y el Kremlin.

La investigación que encabezan el FBI y un fiscal especial trata de averiguar si hubo tal colusión. Su base es el informe de los servicios de inteligencia que dio pie a las sanciones que impuso Obama a Moscú en diciembre pasado. El FBI, la CIA y la NSA concluyeron entonces que el presidente ruso, Vladímir Putin, había ordenado una operación de largo alcance para interferir en los comicios, dañar la imagen de Clinton y facilitar el triunfo de Trump. El ataque acarreó el saqueo de los ordenadores del Partido Demócrata y de los correos del jefe de campaña de Clinton. El material, según esta versión, fue posteriormente filtrado para su publicación a Wikileaks.

La constante defensa de Trump a Putin y su incapacidad para condenar abiertamente a Moscú por la injerencia electoral han mantenido viva la duda sobre su vinculación. Ninguna prueba ha sido aún hallada en su contra, pero en su círculo cada día son más los afectados. El último ha sido su hijo mayor.

El País

Comments

comments