Genera renuncias y más protestas el indulto a Fujimori

El indulto concedido por el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, al exmandatario Alberto Fujimori comenzó este martes a debilitar el grupo parlamentario del oficialismo.

Hoy se registró la primera renuncia: el congresista Alberto De Belaúnde, del oficialista Peruanos Por el Kambio (PPK), formalizó su dimisión al grupo parlamentario, tal como había anunciado el domingo 24, por su disconformidad con el indulto que exime a Fujimori de cumplir la mayor parte de una condena de 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos.

Además de De Belaúnde, los también parlamentarios oficialistas Vicente Zeballos, quien actuaba como portavoz del grupo, y Gino Costa anunciaron su renuncia a la bancada de Kuczynski, pendiente de formalizarse en los próximos días.

Asimismo, la decisión de Kuczynski generó la convocatoria de más manifestaciones en protesta por la liberación del exgobernante.

La más multitudinaria se celebrará el jueves 28 por la tarde en Lima, donde este lunes navideño se produjeron algunos altercados entre manifestantes y la Policía Nacional del Perú (PNP) para impedir que las movilizaciones se dirigieran hacia el Palacio de Gobierno, sede del Ejecutivo, o a la clínica donde está Fujimori.

El expresidente está hospitalizado desde el viernes 23 en una clínica de Lima, donde se enteró del indulto tras ser trasladado de la prisión donde cumplía su condena, y a la que ya no regresará una vez que le den el alta médica.

Gana cada vez más peso en la opinión pública la idea de que el perdón fue un acuerdo entre Kuczynski y Fujimori para que el primero pueda seguir gobernando a cambio de la libertad del segundo.

Kuczynski firmó el indulto solo tres días después de salvarse de ser destituido por el Congreso, gracias a la abstención de un pequeño sector del fujimorismo encabezado por Kenji Fujimori, hijo menor del expresidente, quien anteriormente había pedido de manera abierta al actual mandatario el indulto para su padre.

Pero el mandatario estimó que su decisión quizá ha sido la decisión más difícil de su vida.

Así lo subrayó en un mensaje emitido la noche de ayer, lunes 25, en la que explicó que se basó en razones humanitarias.

“En lo que considero mejor para el futuro de nuestro país y nuestros hijos”.

Por su parte, Naciones Unidas también lamentó la amnistía.

Amerigo Incalcaterra, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en América del Sur, dijo en un comunicado que el indulto exige un análisis riguroso en cada caso, considerando la gravedad de los hechos en el marco de un proceso transparente e inclusivo, a la luz de las normas internacionales de derechos humanos.

Agregó que esa prerrogativa presidencial debe evitar cualquier situación que pueda llevar a la impunidad.

La ONU recordó que en octubre le había advertido al gobierno de Kuczynski que por la gravedad de los crímenes cometidos por Fujimori un indulto tenía que involucrar a la comunidad internacional.

Human Rights Watch y Amnistía Internacional también criticaron la decisión del presidente peruano.

Por su parte, a través de un video publicado en su cuenta de Facebook, Fujimori pidió perdón a sus compatriotas dos días después ser indultado.

Es la primera vez que Fujimori se disculpa, aunque no lo hizo con los familiares de las 25 víctimas por cuyos asesinatos fue condenado.

También agradeció a Kuczynski el indulto y dijo que está comprometido a apoyar el “llamado a la reconciliación” que el mandatario convocó.

Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato, con dominio del hecho, del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos ocurrido en 1991 y La Cantuta en 1992, ejecutadas por el grupo militar encubierto Colina, además de por los secuestros de un periodista y un empresario en 1992.

Excélsior

Comments

comments