GDI y Bonatti no cumplieron

Uno de los accesos principales de la comunidad de Estero de Milpas se encuentra inconcluso, puesto que las empresas constructoras GDI y Bonatti dejaron de trabajar, luego de que el ayuntamiento de Citlali Medellín emprendiera acciones administrativas contra ellos.

Esta obra había sido un compromiso de las empresas que participan en el proyecto de construcción del gasoducto Tuxpan-Tula, pues incluso sus patios de maniobras y de almacenamiento de tubería se encuentra en esa zona.

Fue hace algunos meses cuando la empresa comenzó con el trabajo de rehabilitación sobre la calle Miguel Hidalgo, que conecta la comunidad, con la carretera Tuxpan-Tamiahua.

“Hemos estado esperando a que la empresa cumpla con su promesa, pero no vemos intención de su parte, aquí en la comunidad solo vemos cómo las camionetas entran y salen a lo largo del día”, dijo Edgardo L., avecinado.

Otro asunto que salta a la vista en la misma calle, es la falta de cunetas sobre el tramo ya rehabilitado, situación que podría generar inundaciones para algunas familias de la zona, igual que se dio hace un mes, cuando cayeron lluvias ligeras y se anegaron los patios.

Las empresas Bonatti y GDI habían estado realizando trabajos de apoyos a las comunidades, pero la alcaldesa Citlali Medellín les suspendió licencias y permisos de construcción, lo que alteró los planes de la empresa TransCanada y sus contratistas.

Ahora todos confían en que continúe el proyecto de construcción del gasoducto y que se reinicie la reparación de los caminos dañados.

Obras similares fueron detenidas en otras comunidades de este municipio, en los primeros meses del año, y todo parece indicar que se reiniciarán conforme se avance en el proyecto de construcción del ducto.

Comments

comments