El futuro de las computadoras cuánticas

Gracias a los acelerados avances tecnológicos, la nueva empresa de Google y la NASA, D-Wave Systems, lanzará el próximo año un nuevo ordenador cuántico con 2,000 qubits, el doble del modelo reciente. Un gran progreso, tomando en cuenta que el D-Wave actual ya era considerado como uno de los ordenadores más potentes del mundo por su capacidad para realizar operaciones cien millones de veces más rápido que los ordenadores convencionales.

 

Sin embargo, a pesar de la gran variedad de computadoras con distintos  modelos y procesadores, que seguro encontrarás en los 4 días llenos de promociones en el Buen Fin ingresando al sitio de Walmart para adaptarse mejor a tus necesidades, ¿podríamos nosotros llegar a utilizar un ordenador cuántico?

 

Lo cierto es que la energía cuántica en los procesadores es exclusiva de laboratorios de grandes investigadores, pues su finalidad es hacer cálculos precisos según las reglas de la física cuántica, posibilitando una potencia mucho mayor a la de los ordenadores de uso común, procesando la información en forma de qubits, o bits cuánticos, a diferencia de los tradicionales que se ejecutan en bits binarios.

Por otra parte, el creciente interés de diversas empresas que trabajan a diario en la construcción de mejores ordenadores cuánticos, como IBM, han puesto a disposición el acceso a un prototipo de un ordenador cuántico, a través de su sitio en internet, para que cualquiera tenga al alcance la oportunidad de conocer más de cerca dicha ciencia. Asimismo, la Universidad de Maryland recientemente ha conseguido diseñar el primer ordenador cuántico programable, para la mejora de la computación y manipulación de los estados cuánticos.
Es por ello que las aplicaciones de la física cuántica ahora son un hecho, tanto a nivel informático como de manera cifrada, pues están llamadas a cambiar el mundo que nos rodea en la próxima década para comenzar a formar parte de nuestra vida cotidiana.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *