Fraude y plan fallido en Álamo

El ex presidente municipal Jorge Chao Mercado, quien gobernó en Álamo durante el período 1988-1991, recuerda que el ambicioso proyecto del “Mercado Álamo” arrancó en 1989 durante la administración del gobernador sustituto Dante Alfonso Delgado Ranauro, como parte del programa de crecimiento económico de la entidad para el cual se creó entonces el Consejo Estatal de Coordinación Industrial, de Comercio y Abasto.

Sin embargo, cuando la obra parecía que avanzaba a buen ritmo, repentinamente la constructora se marchó sin explicación alguna, sin pagar el costo del terreno a su propietario, el comerciante Vicente Vera Arrieta; y endeudada con la entonces Casa de Materiales Chao, y presuntamente hasta con los trabajadores que edificaban ese centro de abastos.

“A mí, me solicitó crédito en materiales por más de 400 mil pesos… pero cuando se fue me quedó a deber alrededor de 180 mil pesos”, aseguró el ex alcalde alamense.

Todavía más, en aras de atraer inversiones, propiciar empleos y detonar el desarrollo de la ciudad, el gobierno municipal coadyuvó con el envío de maquinaria pesada para motoconformar el terreno. Con esa colaboración, dice Chao Mercado, el Ayuntamiento aplicó recursos de alrededor de 25 mil pesos que nunca recuperó.

“Creo que se le acabó el presupuesto…por eso se fue la constructora”, agrega el otrora mandatario municipal.

15 AÑOS DESPUÉS LLEGA EL BARZÓN

Actualmente, la Unión Nacional de Productores Agrícolas, Forestales, Industriales y Prestadores de Servicios A. C. “El Barzón” mantiene asignados a sus militantes y simpatizantes, los 180 locales del inmueble localizado en la esquina de las calles Guadalajara y Amado Nervo, en la colonia Francisco I. Madero.

Irineo Clemente Chávez, dirigente de dicha organización, acepta que de ese conjunto de espacios sólo la mitad se encuentran ocupados, aunque en realidad sólo alrededor de 30 locales operan de manera comercial: como talleres, peluquerías, tiendas de abarrotes, consultorios médicos, venta de materiales, ópticas, y venta de plantas y flores –por cierto, los dueños de estos últimos productos se han apoderado también de los espacios que estaban destinados para zona de carga y descarga y para estacionamientos-.

La gran mayoría de los 6 mil 949 metros cuadrados de construcción, ubicados en el citado predio con superficie de 8 mil 822.32 metros cuadrados, están cerrados, abandonados, destruidos o son utilizados como oficinas, viviendas y hasta refugio de malvivientes.

El también actual director de Fomento Agropecuario del Ayuntamiento, Clemente Chávez, revela que el propósito de posesionarse de los locales en el año 2014 fue dotarlos a la gente que tenía necesidad de trabajar en el comercio.

No obstante, a la fecha, los barzonistas no parecen preocupados por autoemplearse sino más bien en mantener un patrimonio que en cualquier momento sueñan con enajenar, como ya lo han hecho varios que han vendido o traspasado sus lugares.

“Para cuando llegue la regularización, estaríamos dispuestos a pagar lo que nos corresponda…”, comentan el dirigente barzonista y algunos de los ocupantes de los locales en funciones.

GOBIERNO FEDERAL PIDE CASI 4.5 MDP

Y aunque todo parece indicar que la empresa constructora –cuyo nombre nadie parece recordar- incurrió en fraude, pues el dueño del terreno y el ex alcalde aún reclaman sus pagos, el gobierno federal licitó hace cuatro años el Mercado Álamo por el cual pidió inicialmente 3 millones 996 mil 508.33 pesos, monto que después modificó e incrementó a 4 millones 437 mil 228.29 pesos.

La convocatoria la lanzó el 8 de agosto de 2013 el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), bajo la premisa de que el terreno y construcciones inconclusas del Mercado “El Álamo” no tienen problemática jurídica alguna, es decir que las instalaciones son regulares, y que cuentan con escritura y con posesión.

Pese a ello, la invitación no tuvo respuesta de interesados y la licitación quedó desierta el 12 de septiembre de aquel mismo año.

Es de mencionar que el gobierno federal se dice dueño del inmueble debido a que la citada constructora habría solicitado un crédito a la banca oficial de aquel entonces, que nunca liquidó, por lo cual la Secretaría de Hacienda y Crédito Público embargó las instalaciones. Así lo confirma la propia autoridad hacendaria al precisar que la entidad transferente es BNCI.

Sobre el tema, el alcalde electo Jorge Vera Hernández ha admitido su interés por destrabar este problema, y durante su próximo mandato echar andar un proyecto para recuperar el inmueble, y así crear una nueva zona comercial para la ciudad.

Por Miguel L. Del Ángel

Comments

comments