El fracaso de las reformas pega al motor del país: caen petróleo y gas, y arrastran a la industria

Las reformas estructurales, especialmente la Energética, que llevarían a México a crecer el 5 por ciento al final del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, están lejos de ese objetivo e incluso han afectado las actividades motoras de la economía como la industrial, la cual se contrajo 0.6 por ciento en 2017 arrastrada por una caída del 9.8 por ciento en la minería (principalmente en la extracción de petróleo y gas).

De acuerdo con cifras divulgadas el pasado viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los componentes de la actividad industrial que registraron un decrecimiento el año pasado fueron la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final, el cual cayó 0.2 por ciento; la Construcción, 1 por ciento, y la Minería, 9.8 por ciento.

Dentro de la minería, los subsectores de la extracción de petróleo y gas cayeron 10.3 por ciento y la minería de minerales metálicos y no metálicos, 1 por ciento, en un año en el que la economía mexicana habría crecido 2.1 por ciento, según con la estimación oportuna realizada por el Inegi.

Este lunes, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) reconoció que México ha enfrentado situaciones adversas en los últimos cinco años que presionaron a la economía mexicana como la reducción en el precio del petróleo, caída en las exportaciones y la depreciación del peso.

El reporte de la Secretaría de Hacienda sobre las perspectivas económicas de México en los próximos meses llega justo cuando el país afronta una crisis en la producción del sector energético, cuando los precios de las gasolinas, gas y diésel han aumentado y cuando la dependencia de los combustibles tocó niveles históricos.

Para algunos analistas consultados por SinEmbargo, las reformas estructurales aprobadas en este sexenio no se han reflejado en el crecimiento económico de México, el cual fue de 2.1 por ciento en 2017.

“Nuestro nivel de desarrollo no es para estar teniendo tasas de crecimiento bajas. México lleva alrededor de 16 años con tasas muy pequeñas, el país está envejeciendo y el factor trabajo ya no va a poder empujar el crecimiento”, explicó Héctor Juan Villarreal Páez, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Para Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral en el Centro de Estudios Espinosa Yglesias, A.C, las reformas estructurales mejoraron las oportunidades de inversión y crecimiento de las personas que estaban vinculadas a estos sectores, pero no fueron reformas que le cambiaron la vida al ciudadano promedio.

“La principal falla de la política de crecimiento económico de este Gobierno fue no haberse enfocado en la provisión de todos los bienes públicos que generan la productividad. Creo que fueron demasiado optimista con las reformas. Cuando yo vi los cálculos que estaban haciendo me parecieron exagerados, faltó personas que cuestionaran las reformas”, señaló el economista.

La Reforma Energética, que supuestamente bajaría precios de los energéticos y colocaría a México en un lugar preponderante en el mercado mundial de hidrocarburos, no ha dado los resultados esperados. Al contrario: los precios aumentaron y las energéticas mexicanas están prácticamente en quiebra.

“El desempeño de México es demasiado mediocre en estos años, reformas como la Energética no han podido despegar. Ha habido una incapacidad en esta administración para generar crecimiento económico y reducir las desigualdades, una parte de ello se debe a la disminución del gasto en inversión pública, que es la más baja en los últimos 30 años”, explicó Alfredo Elizondo, coordinador de proyectos de la asociación GESOC.

LA FALLIDA PROMESA DE LA REFORMA ENERGÉTICA

El año pasado, Petróleos Mexicanos (Pemex) produjo mil 948 millones de barriles diarios de petróleo crudo, 9.5 por ciento menos en comparación con el 2016, cuando bombearon 2 mil 154 millones de barriles diarios.

Desde el año 2013, año de la promulgación de la Reforma Energética, hasta 2017, la producción petrolera ha bajado 22.75 por ciento.

En 2017, la dependencia energética de México tocó niveles históricos no vistos desde el año 2006, con todo y la aprobación de la Reforma. El 71.58 por ciento de la gasolina utilizada por los mexicanos fue importada, con un total de 570.6 miles de barriles diarios traídos del extranjero, especialmente de Estados Unidos, de acuerdo con el último reporte de Pemex.

En cuanto al diésel, las ventas totales sumaron 317.6 mil barriles diarios, mientras que las importaciones fueron de 237.5 miles de barriles diarios, es decir, un 74.77 por ciento de ese hidrocarburo vendido se trajo de otro país.

SINEMBARGO

Comments

comments