Festival del Coco, 23 años resaltando el sabor de Tecolutla

Compartir en:

Tecolutla Ver. Entre los atractivos turísticos que ofrece Tecolutla a sus visitantes, se encuentra el festival del Dulce de Coco más Grande del Mundo, el cual en sus inicios fue organizado con la finalidad de atraer turismo durante la denominada temporada baja, en el mes de febrero.

Desde entonces

Este festival se realizó por primera vez en 1994, ante la inquietud de un grupo de pobladores, de hacer notar a esta villa por alguno de sus atractivos, y que mejor que el producto de las palmeras, que tanta belleza daba a toda la zona, y a la vez continuar impulsando este pequeño espacio de tierra como un lugar digno de visitar.

Por lo tanto un comité organizador programó una serie de actividades que incluyó la preparación del tradicional dulce de coco que se vendía en algunos locales como postre típico de la villa, y con ello se lleva a cabo el primer Festival del Coco.

Con la participación de los propios pobladores de la villa y el apoyo de empresarios hoteleros, restauranteros y comerciantes, el primer festival logra que se realice un dulce de coco de diez sabores diferentes, con una longitud de 100 metros de largo por 30 centímetros de ancho.

En que consistió

Como cualquier otro festival, el del dulce de Coco más Grande del Mundo estuvo compuesto por una parte cultural, social y artística que en conjunto lograron el objetivo para el que estaba fijado.

En el listado de actividades se incluyó la coronación de una reina, siendo la primera de esta actividad Sandra Reyes Romero, de apenas 18 años de edad, oriunda de esta villa, que cumplía con los requisitos de ser hija de lugareños y de ella le siguieron una decena de jóvenes hasta llegar a las más actuales como Johana I, BellaI y Joseely I quien portó la corona en 2017.

De igual modo se realizó en la denominada bocana del río, un evento denominado la quema del Rey Tecolote, el cual era una figura realizada de pencas de palma, el cual se instalaba en una embarcación a mitad del río Tecolutla y la reina de la festividad lanzaba una flecha encendida que debía darle y lo dejaba en llamas, sin embargo esto solo se realizó un par de años.

Inscripción al libro Guines

Fue hasta 1998, 4 años después de su inicio, es cuando se logra que la magnitud de este dulce de coco, logre el título de El más grande del mundo, inscribiéndose en el libro de record Guines con una medida aproximada de 140 metros

A partir de entonces se realizó de manera ininterrumpida incrementando poco a poco su tamaño hasta llegar a la cifra del pasado festival en 2017 que rebasó los 220 metros de largo.

Para llegar a esta meta, desde las 05:00 horas del día sábado –día en que habitualmente inicia la festividad con la variante de la fecha- los integrantes de los diferentes equipos comenzaban con el pelado y raspado del coco para que después de cocinarlo con el sabor que les había sido asignado se tendiera en la estructura que se instala a lo largo de la calle Miguel Hidalgo antes de las 17:00 horas para ser medido y corroborado por un notario público.

Cabe señalar que la gama de sabores para hacer este dulce es infinita, desde limón, guayaba, fresa, piña, piloncillo o tamarindo que son los más comunes hasta los que solo se preparan en ocasiones especiales como mango, maracuyá, rompope, licor de café, entre otros.

Aunque la fecha en que se realiza este festival es movible, siempre se programa para el último fin de semana de febrero o el primero del mes de marzo, que es cuando se tiene menor afluencia turística, ya que el último día de este festival, el producto logrado se regala en pequeños trozos, a los miles de visitantes que acuden para disfrutar del evento.

Tal ha sido la buena respuesta que ha tenido entre quienes acuden a visitar la villa que desde hace más de veinte años, los pobladores se han dedicado a participar en este festival, con el apoyo del gobierno municipal y estatal quienes se encargan de la logística y la parte musical.

error: Content is protected !!