Fausto Celorio, el mexicano genio detrás de la máquina que ha alimentado a México por más de 70 años

Ah, las tortillas. Exquisita lámina de maíz y piedra angular de la pirámide alimenticia mexicana, le hemos hecho indispensable para los manjares de la cocina nacional, desde los tacos (en todas sus derivantes) hasta las tostadas, las enchiladas, los chilaquiles y las flautas.

Un nada despreciable número de antojitos mexicanos no se entienden sin la tortilla, por lo que sin su producción en masa no tendríamos manera de suplir la demanda de un país tan tortillero.

Como no podía ser de otra forma, la máquina de tortillas es completamente mexicana, y aunque probablemente nunca habías oído hablar de su inventor, no cabe duda que no poco le debemos a don Fausto Celorio.

Una carrera armamentista de tortillas

¿Alguna vez habías pensado en el proceso de elaborar una tortilla? Ahora las tenemos “de mano”, en donde se utiliza una prensa manual para darle su figura redonda a la masa que después pasa a un comal, o bien, las hechas en tortilleria en donde regularmente se hace uso de una tortilladora. Pero para inicios del siglo XX todo era muy distinto.

A una madre de familia típica le tomaba toda la mañana, entre cinco y seis horas, hacer tortillas. Para ser justos, la titánica tarea comenzaba antes de que saliera el sol, pues las mujeres se levantaban a moler el maíz en metate para obtener la masa. Posteriormente, antes de cada comida la masa debía tratarse para obtener las finas láminas que tras un breve tiempo en comal, pasarían a ser tortillas, listas para ponerse en la mesa y comerse por el resto de la familia.

Metate

El martirio para muchos (muchas, en realidad), era una oportunidad de oro para los emprendedores de la época. En 1904, Everardo Rodríguez y Luis Romero fueron los primeros en construir una máquina para automatizar, aunque fuera en parte, el proceso. Su invento consistía básicamente en una transportadora que llevaba las tortillas al comal. El resultado: 16 mil tortillas fabricadas en un día.

No obstante, el primer aparato para darle forma a las tortillas data de 1905, cuando Ramón Benitez juntó dos placas cuadradas que, con ayuda de una palanca, aplastaban la masa para adelgazarles y luego hacerlas pasar por el fuego. Como dato curioso, su recubrimiento era de hojas de plátano para evitar que la masa se pegara a las placas.

Apenas cinco años después, Luis Romero fabricó una máquina de rodillos y troquelado, es decir, un mecanismo ya no solo para aplastar la masa, sino para recortarle de manera automática.

Así, varias actualizaciones llegaron con el paso de los años: una en 1915 por la empresa ‘La India’ incorporaba un horno para el cocimiento continuo de las tortillas; otro en 1920 fue el primero en utilizar gas, y una más en 1921 creada también por Luis Romero ocupaba petróleo.

Don Fautos Clerio Mendoza

Pero fue hasta 1947 cuando Fausto Celorio implementó el sistema de rodillos para troquelar y transportar la tortilla, por lo que le es recordado como el auténtico inventor de la tortilladora.

La revolución de la tortilla

De origen veracruzano, se dice que en sus inicios Celorio comercializaba su máquina a escondidas de las mujeres que vendían tortillas hechas a mano, pues tenía miedo de que le atacaran.

Las ventas de Celorio eran muy modestas en un inicio. A principios de la década de los 50, apenas se las arreglaba para vender una máquina al mes. Tras su asociación con Alfonso Gándara, un ingeniero del Instituto Politécnico Nacional que había encontrado la manera de perfeccionar el proceso dándole más textura a la tortilla, las ventas se dispararon a 40 máquinas… por semana.

1513869770542

Con todo y todo el invento aún era imperfecto. Principalmente tiene problemas en la regulación del calor, de manera que el sobrecalentamiento es un constante tema. Sin embargo, Celorio no se conforma con su primer diseño y en 1959 le realiza varias mejoras, principalmente con ayuda de tuberías internas para darle una mejor conducción al gas y por lo tanto aprovechando mejor el calor.

Nuevas adaptaciones llegan en 1963, y el resultado es una máquina dúplex capaz de producir 132 kilogramos de tortillas, en tan solo una hora.

Como podemos ver, Celorio no solo se encargó de la recolección de tecnologías hasta entonces, sino que implementó sus propias innovaciones y continuó dándole actualización constante a su patente. Su personalidad, emprendedora e innovadora le hizo mantenerse vigente cuando a mediados del siglo la revolución en el proceso de fabricar tortillas estaba en su apogeo.

Así se explica que en 1975, ya con una presencia predominante en el mercado, su empresa, que llevaba por nombre su apellido, lanzara las primeras máquinas de bajo consumo, capaces de ahorrar hasta un 50 por ciento de gas en comparación con cualquier otra más. Su producción también aumenta: las máquinas ahora son capaces de producir entre 100 y 200 kg. por hora.

Entre 1960 y 1980 Celorio de las ingenió para vender 42 mil tortilladoras, más del doble que su competidor con mayor presencia, Oscar Verástegui.

70ks Transparente

Una mente detrás de 150 inventos

A las tortilladoras de bajo consumo le sigue un gran intervalo de tiempo sin ninguna innovación grande para las máquinas. Hasta el encendido eléctrico.

En 1995 Celorio crea una máquina menor que una dúplex pero más grande que una sencilla, que produce 131 kilos de tortilla por hora. Se trata de la U-4000 que usa ya un chasis horizontal y un sistema exclusivo de encendido electrónico, a fin de hacer a la tortilladora más segura evitando el uso del mechero para encenderla.

Y apenas un año después, Celorio muere, con 87 años en su haber.

Post Fausto1

A Celorio se le atribuyen más de 150 inventos que aportaron a la renovación industrial y tecnológica del siglo XX, por lo que le se le es recordado como un símbolo del emprendedurismo, estandarte de la innovación a nivel internacional y piedra angular de la revolución del maíz.

Las tortilladoras de Celorio se han hecho presentes en México y en el mundo. Más de 100 mil tortilladoras con su apellido como marca han cruzado fronteras y están presentes en otros países, como Estados Unidos, India, ciertas áreas de Medio Oriente y algunas otras de África.

XATACA

Comments

comments