Fantasmagórico encuentro con ex-soldado | La Opinión de Poza Rica