Exposición retoma en cerámica la tradición del ajuar femenino

Se exhiben 30 objetos contemporáneos elaborados en cerámica, talavera y barro en alta temperatura. Permanecerá hasta el próximo 13 de octubre en la Dirección de Estudios Históricos

Con el fin de retomar la investigación histórica sobre la tradición del ajuar femenino, el cual refiere al conjunto de ropa, muebles y enseres que preparaban las mujeres a lo largo de su noviazgo para el matrimonio, así como rescatar algunas de la tradiciones cerámicas del estado de Puebla y las nuevas propuestas artísticas en la entidad, se presenta la exposición El ajuar, talavera, cerámica y tradición.

Montada en la Dirección de Estudios Históricos (DEH), la muestra está conformada por 30 piezas contemporáneas, elaboradas en cerámica, talavera y barro en alta temperatura. Los objetos son autoría de la investigadora de la DEH,  Emma Yanes Rizo; de la arquitecta y ceramista, María Bretón; y de la artista plástica, Casandra Robredo.

Previo a la apertura se organizó un conversatorio en el que participaron María Eugenia del Valle, titular de la DEH, Margarita de Orellana, directora de la Revista Artes de México, y Esther Acevedo, especialista en historia del arte.

María Eugenia del Valle señaló que la exposición forma parte del proyecto de la DEH, denominado Historia de la Loza Estannífera o Talavera Poblana, 1550-1653, enfocado en analizar cómo en la actualidad dicha técnica novohispana ha logrado permanecer y enriquecerse, gracias a nuevas propuestas ornamentales y técnicas en manos de los artistas contemporáneos.

Por su parte, la historiadora Emma Yanes indicó que la técnica de talavera de origen árabe e ibérico, se estableció en la ciudad de Puebla desde el siglo XVI, por el arribo de un pequeño grupo de artesanos españoles provenientes de los talleres de Talavera de la Reina, de Sevilla y Génova, y persiste hasta la actualidad gracias a la transmisión de un gusto social y del conocimiento artesanal que ha logrado adaptar dicho quehacer cerámico a los cambios culturales.

“La idea de relacionar el ajuar con la cerámica tiene que ver con una tradición ancestral, ya que en el siglo XVI se acostumbraba el intercambio de platos entre los novios para sellar el matrimonio. Posteriormente, en el siglo XIX en España existieron las vajillas idílicas o ‘vajillas de deseo’, donde la mujer plasmaba su ajuar en la loza y revelaba a través de ella lo que requería para su enlace”.

Estos ejemplos históricos hicieron ver a la cerámica como un objeto en el que las personas manifestaban anhelos, inquietudes o emociones, situación que retomaron Emma Yanes, María Bretón y Casandra Robredo para presentar nuevamente la cerámica como un medio de expresión.

El ajuar, talavera, cerámica y tradición abre con una maceta de talavera con la representación de la diosa del maguey en su búsqueda permanente, de Emma Yanes. También se presentan tres murales de talavera con marco de madera (40 x 40 centímetros), hechos por María Bretón, pertenecientes a la serie “La reina del maíz”.

Otros de los objetos que conforman dicha serie son el peto y un tocado de dicho personaje femenino, realizados con barro y esmaltes de talavera, además, un molcajete de granos de colores (20 x 9 cm) elaborado a base de pasta cerámica y talavera, un metate y metlapil hechos bajo la misma técnica, y una tortilla de maíz azul de cerámica de alta temperatura con esmaltes en talavera y óxidos (21 cm de diámetro).

INAH

Comments

comments