Estudiante secuestrada

Mientras 200 policías federales se encuentran hospedados en un hotel de la ciudad, la irrefrenable ola de violencia continúa como el principal referente en Poza Rica y su zona conurbada; lo anterior quedó de manifiesto luego de que una estudiante de 17 años de edad fuera secuestrada mientras se encontraba afuera de su casa, en la colonia Petromex.

Se sabe que la víctima, de nombre Itzel M. P., fue privada de su libertad cuando frente a su casa, ubicada en la calle Azcapotzalco de la colonia en cita; se sabe que horas antes del plagio la menor habría conocido a un joven con el que intercambiaba palabras a la hora de los hechos.

Cerca de las 23:00 horas del viernes pasado, frente a la casa de la víctima se detuvo un taxi con número económico 377; además del chofer de esa unidad, en la parte trasera iban dos sujetos que presuntamente portaban armas de fuego y subieron a la menor al carro, y pese a los gritos y forcejeos de la misma, lograron escapar sin que la Policía lograra detener a alguien.

Nada se sabe del individuo con el que platicaba la joven plagiada, toda vez que luego de los hechos simplemente desapareció y nadie en la colonia lo conoce.

Hechas las primeras investigaciones, se supo que efectivamente, cuando la joven estudiante platicaba con el individuo, llegó el taxi y los ocupantes se la llevaron. Ante las autoridades no hay una denuncia por el robo de esa unidad de alquiler, por lo que el chofer de ese carro es buscado por la Policía.

Luego de que el plagio de la chica se hiciera evidente en las redes sociales, la Policía Ministerial se encargó de las primeras indagatorias, fue así como se logró ubicar el taxi donde se habían llevado a la estudiante. Dicha unidad fue encontrada debidamente estacionada en la calle Álvaro Obregón de la colonia Revolución, a unos metros de una tienda Oxxo.

Aunque se desconocen más detalles acerca del plagio, extraoficialmente se supo que los delincuentes exigen elevada suma de dinero para dejar en libertad a la joven; en tanto, se ignora también si hay una averiguación abierta por esos hechos.

Tras lo ocurrido, es por demás lamentable que en un hotel de la ciudad, 200 policías federales se encuentren hospedados y desde su llegada solo tengan registrada la detención de una persona ebria por el delito de allanamiento de morada, y que por cierto, fue en agravio de uno de sus compañeros.
Decenas de personas consideran que tampoco ha servido la llegada de la Policía Militar, y ni que decir de los supuestos refuerzos de la Fuerza Civil, pues la ciudad y sus alrededores se encuentran a merced del hampa.

POR CLEMENTE HERNÁNDEZ REYES

Comments

comments

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña