Este campo magnético es tan potente que hasta ha destruido el laboratorio donde se ha generado

A principios de este año, en la Universidad de Tokyo, varios investigadores estaban realizando pruebas con un campo magnético más potente de lo normal. Sin embargo, llegó a tener más fuerza de la esperada, tanta fuerza que rompió las puertas de la estancia donde se encontraba. Ahora están tratando de replicarlo de nuevo, con más potencia aún, pero controlado.

Tal y como se detalla en Review of Scientific Instruments, los investigadores produjeron el campo magnético para probar las propiedades de un nuevo generador. La ida era alcanzar una potencia pico de unos 700 Teslas, pero llegaron a 1.200 Teslas. Para ponerlo en perspectiva, un altavoz potente puede generar alrededor de 1 Tesla (la unidad de medida utilizada en este ámbito). En laboratorios, el campo magnético más potente jamás creado y controlado fue de 45 Teslas.

Pero esos 1.200 Teslas tampoco le otorgan a la Universidad de Tokio el honor de crear el campo magnético más potente del mundo. En 2001 unos investigadores rusos consiguieron crear uno de 2.800 Teslas. La diferencia es que este es el primero de tanta potencia que se ha conseguido en un laboratorio cerrado y controlado (aunque haya roto las puertas). El de los rusos se consiguió detonando dinamita, sin poder repetir y tener bajo control el campo magnético en sí.

¿Para qué van a detonar dinamita? Porque para crear campos magnéticos tan potentes lo que se suele hacer es usar una técnica llamada compresión de flujo electromagnético. En líneas muy generales, se “comprime” en un periodo muy corto de tiempo el campo magnético para que sea más pequeño y al expandirse tenga más fuerza. Antes se conseguía a base de explosivos, los investigadores de la Universidad de Tokio han utilizado una descarga de energía de 3,2 megajulios sobre el generador.

La utilidad más allá de explotar laboratorios

Si bien es cierto que puede ser divertido jugar con descargas eléctircas del calibre de un relámpago o explotar laboratorios, lo cierto es que hay más motivos para crear estos campos magnéticos tan fuertes. Con este tipo de experimentos los investigadores pueden ver cómo se comportan diferentes materiales a campos de presión tan fuertes para, por ejemplo, avanzar en el desarrollo de la energía de fusión.

Campo magnético

Tras hacer algunos cambios en el generador y volver a reconstruir el habitáculo donde se genera el campo magnético, los investigadores planean intentarlo de nuevo. En esta ocasión descargando un total de 5 megajulios, con la esperanza de conseguir alrededor de 1.500 Teslas. Y con la esperanza de no destrozar nada de nuevo.

 

Xataka

Comments

comments