España podría criminalizar sexo sin consentimiento claro

Es posible que España pronto se una a una lista de países que exigirán un “sí” como orden legal en encuentros sexuales.

Carmen Calvo, viceprimera ministra de España, expresó su intención de introducir una ley que requeriría un consentimiento claramente expresado previo al contacto sexual. El concepto suele denominarse consentimiento afirmativo, en el cual ambas partes aceptan la conducta sexual, ya sea a través de una comunicación verbal clara o de señales o gestos no verbales.

El anuncio de Calvo sigue a la indignación por la liberación de cinco hombres que fueron condenados por cargos menores en un ataque sexual contra una joven durante los encierros de Pamplona, en 2016.

“Es algo tan contundente y perfecto como si una mujer no dijera expresamente ‘sí’, todo lo demás es ‘no’. Así es como se preserva su autonomía, [junto a] su libertad [y] respeto por su persona y su sexualidad “, dijo Calvo, según una declaración de este 10 de julio que establece los planes del Gobierno para introducir más políticas “feministas”.

La propuesta se diseñaría según leyes similares en Suecia y Alemania que penalizan el sexo sin un consentimiento claramente expresado como violación, dijo Calvo.

Los especialistas en prevención dicen que el consentimiento afirmativo es una política pública más efectiva de que “no significa no”, lo que a menudo impone la carga a las víctimas y a los fiscales para probar el contacto no deseado. Los críticos lo llaman sobrealcance que sería difícil de aplicar. Algunos estados de Estados Unidos, incluyendo Nueva York y California, han promulgado leyes que requieren que los colegios públicos y las universidades incluyan el consentimiento afirmativo en las políticas de conducta.

El gobierno sueco actualizó su definición de violación para incluir el sexo sin un consentimiento claramente expresado. Antes de que la nueva ley entrara en vigencia el 1 de julio, los fiscales debían demostrar que una víctima fue sometida a violencia o amenazas.

Alemania agregó su consentimiento a su estatuto de delito sexual hace dos años, en respuesta a una campaña llamada “Nein Heisst Nein” o “No significa no”. La campaña se inició después de que cientos de mujeres fueron agredidas durante las celebraciones de la víspera de Año Nuevo en ciudades alemanas. Antes de que las nuevas medidas tuvieran efecto, los tocamientos no eran un delito y los enjuiciamientos por violación requerían pruebas de que la víctima había resistido físicamente al atacante.

En España, el Gobierno se comprometió a revisar su ley de delitos sexuales en medio de la indignación pública por el veredicto en el caso “La manada”. Manifestantes salieron a las calles de todo el país en abril después de que cinco hombres fueran absueltos por violación grupal y condenados por el delito menor de abuso sexual, por el ataque de julio de 2016, en Pamplona. Según la ley española, el abuso sexual difiere de la violación en que no implica violencia o intimidación.

El caso se conoce con el nombre del grupo de WhatsApp que los acusados ​​usaron para compartir mensajes sobre el ataque a la víctima de 18 años. Los hombres, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero, Ángel Boza, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero, grabaron el video del encuentro en un teléfono celular.

El panel de tres jueces escuchó el testimonio de que los hombres empujaron a la mujer a un pasillo desierto y le dijeron que “se calle” antes de tener relaciones sexuales con ella.

Ella “adoptó una postura pasiva y sumisa” porque se sentía atrapada y temerosa, según el documento de sentencia. Uno de los hombres sacó el teléfono de la víctima de su cartera antes de abandonarla.

Los acusados, que negaron los hechos, fueron condenados a nueve años de prisión. Apelaron sus sentencias y fueron liberados bajo fianza en junio. La decisión provocó más protestas en Pamplona, ​​Madrid, Barcelona, ​​Valencia y Alicante.

CNN

Comments

comments