Eni se anota nuevo hallazgo petrolero

La petrolera italiana Eni anunció la perforación exitosa del pozo Miztón 2, en aguas someras de la Sonda de Campeche, colocando las estimaciones del recurso en el campo en más de 1,400 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, que se añaden a los 1,000 millones de barriles del campo Amoca, en el mismo bloque que hoy opera esta empresa en México.

El pozo, ubicado a 200 kilómetros de Ciudad del Carmen, a 33 metros de profundidad y a 10 kilómetros del descubrimiento del primer prospecto de la italiana, Amoca 2, alcanzó una profundidad final de 3,430 metros, para llegar a una formación de al menos 185 metros cuadrados de hidrocarburos en depósitos de arenisca de excelente calidad. Los datos de los pozos indican una sola columna de aceite de 280 metros de espesor. La gravedad del aceite se estima entre 28 y 30 grados API, que es de viscosidad media ligera.

En marzo pasado, la italiana confirmó la presencia de hidrocarburos en la primera perforación que realizó en México: el pozo Amoca 2. Posteriormente, en el pozo Amoca 3 del mismo campo, Eni anunció de nuevo descubrimientos, con lo que cuantificó el potencial de este campo en alrededor de 1,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

Eni tiene hasta el momento dos pozos perforados en el bloque de desarrollo en aguas someras que obtuvo mediante un contrato de producción compartida en la Ronda 1.2, además de dos pozos más autorizados para este año. Dicho bloque contiene los campos Amoca, Miztón y Teocalli.

Los operadores petroleros privados en México tienen hasta el momento 13 pozos exploratorios perforados, en proceso de perforación o autorizados, producto de la Ronda Uno, que equivalen a 59% de todos los pozos perforados por Petróleos Mexicanos en el 2016 (22 pozos) pero que están muy por debajo del compromiso que en conjunto se ha llevado a cabo en todas las licitaciones, que consiste en 70 pozos.

A la fecha van más de 2,386 millones de dólares de inversión aprobada y comprometida en las licitaciones petroleras de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

 

EL ECONOMISTA

 

nyo

Comments

comments