Empresa italiana tiene lado oscuro

La empresa italiana Bonatti, involucrada en denuncias por violaciones a derechos humanos de pueblos indígenas, en el centro del país, ganó contratos para la construcción del gasoducto Tuxpan-Tula y de la Estación de Compresión “Cañada Rica”, ubicada entre Tuxpan y Poza Rica.

Bonatti y las empresas españolas Elecnor, Abengoa y Enagas, fueron denunciadas ante el Congreso de la Unión, organismos defensores de los derechos humanos y ante el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, por atentar contra campesinos de Puebla y Tlaxcala, que se oponían a la introducción del llamado gasoducto Morelos, proyecto que no prosperó.

Comments

comments

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña