El quauhcalli, “la casa de las águilas”

En la ciudad de Tenochtitlan existía un recinto llamado quauhcalli, la casa de las aguilas, que hacía las veces de cuartel general de los guerreros de élite de las tropas aztecas, entre los que se encontraban los guerreros jaguar y también los águilas. Se encontraba concretamente dentro del recinto sagrado de la ciudad.

Los guerreros jaguar, al igual que los águila, se entrenaban mediante meditaciones profundas hechas en cuclillas que podían alargarse hasta dos semanas, periodo durante el cual ni comían ni bebían. Este entrenamiento les servía para acechar al enemigo con constancia y paciencia hasta que fuera el momento preciso de atacar.

Gracias a esta práctica, un guerrero podía saltar sobre su contrincante y acabar con su vida de un solo golpe, siendo uno de los guerreros más letales con los que se encontraron los conquistadores españoles al llegar a América.

En este cuartel general se reunían los capitanes del ejército azteca conocidos como el Tlacochcálcatl y el Tlacatécat.

 

Comments

comments