El mercado municipal de Venustiano Carranza detonará la economía local

VENUSTIANO CARRANZA PUE. – El presidente municipal Rafael Valencia Ávila nuevamente se reunió con algunos comerciantes de la cabecera municipal, así como con representantes del equipo de transición del alcalde electo Vicente Valencia Ávila, para avanzar en el tema de la construcción del mercado municipal “Venustiano Carranza”, en una fraccion del parque ubicado en la entrada a la cabecera.

El edil Rafael Valencia, resaltó que este proyecto era un fuerte compromiso con los habitantes de Agua Fría, pero sobre todo, dijo, con los comerciantes y que a dos meses y medio para que termine su mandato, la primera etapa estará terminada totalmente.

Indicó que son 6 millones de pesos los que se aplicarán para más de cuarenta locales en la primera etapa, además del área de sanitarios para mujeres y para hombres, así como la oficina administrativa.

Por otra parte, la obra es bien vista por quienes desde hace sesenta años esperaban contar con un mercado digno, bien equipado y buenas instalaciones.

Tal es el caso del señor Francisco Javier González Cano, quien comentó que “si nos ponemos a analizar, en la historia de la humanidad los mercados han sido un sitio detonante para la formación de una comunidad, desde los Aztecas, el famoso piso, que era donde convergían todos los mercados”.

Agregó que es una obra que verdaderamente se necesitaba porque el tamaño del pueblo lo está exigiendo, y ahora tiene que ser una concentración bien ordenada y formalizada, por un nuevo modelo de comercio en Agua Fría.

A su vez, el licenciado José Luis Padilla también residente de la cabecera municipal, destacó que desde que se fundó Venustiano Carranza se han ocupado lugares en un principio de ambulantaje, después creció, pero nunca hemos tenido un mercado municipal que ya era necesario.

Además, este mercado vendrá a detonar la economía local porque los comerciantes establecidos tendrán más oportunidades de ofertar sus productos y servicios, ya que llegará mucha gente de varios lugares.

POR ROBERTO AGUILAR TOLENTINO

Comments

comments