El mejor rascacielos del mundo está en México: Torre Reforma, del arquitecto Benjamín Romano se ha llevado el premio

Una estatuilla y un premio de 50,000 euros recibió Benjamín Romano, el arquitecto detrás de Torre Reforma, acreedor al International Highrise Award, uno de los más prestigiados galardones que premian tecnología e innovación en la construcción, y en el que en la edición de este año (el premio se otorga bianualmente) se consideraron más de 1,000 edificios.

La investigación de los expertos culminó en la nominación de 36 construcciones, de las cuales cinco fueron las finalistas: MagaNakhnon de Bangkok, Beirut Terraces de Beirut, Chaoyang Park Plaza de Beijing, Oasia Hotel Downtown de Singapur y Torre Reforma en México.

México, a la vanguardia en arquitectura

El jurado, compuesto de planificadores territoriales, arquitectos y diseñadores, buscaron que la construcción ganadora aportara al concepto de vida urbana. Para ello debería tener un concepto estructural claro, una narrativa congruente, y un balance apropiado entre economía y diseño.

Para el caso de Torre Reforma se consideró además las soluciones que se habrían de dar para construir una torre de un cuarto de kilómetro (su altura total es de 246 metros), en una zona tan sísmica como lo es el centro y sureste de México. Los mecanismos inteligentes no solo están ahí, sino que además no se ha sacrificado en lo absoluto el diseño.

La torre fue concebida como un obelisco, conformada por dos paredes expuestas que están ordenadas en forma de libro abierto. Las gigantescas paredes están inspiradas en las construcciones de los antiguos aztecas, pero su forma y acomodo son producto de una interpretación moderna. La idea Romano era mezclar construcción ancestral con arquitectura sustentable en una integración tecnológica y artística.

“Benjamin Romano coloca a la capital de México en el mapa de la arquitectura innovadora” asegura la organización.

Los cimientos de la torre llegan hasta 60 metros por debajo del nivel del suelo, en donde 70 centímetros se hicieron por día. En cuanto a la torre, todo el edificio puede moverse con un sismo, gracias a las aperturas que se tienen en los muros y que son visibles a la distancia.

Una serie de parasoles de aluminio se oientan hacia el Bosque de Chapultepec para poder recolectar el sol a casi todas horas del día, lo que produce luz y calor natural y el ahorro consecuente de energía. A ello se le suma que el 100 por ciento de lluvia y agua que se ocupa es reutilizada para las torres de aire acondicionado. Como resultado, el edificio tiene la certificación de compromiso con ser ‘carbon-neutral‘ para 2030.

“Torre Reforma es uno de los proyectos de rascacielos más complejos que jamás he visto. Benjamín Romano ha sido extremadamente valiente, ha tomado las oportunidades y en el proceso ha creado un acercamiento sumamente inteligente. Él ha creado una tipología claramente local para una parte de la avenida principal de Ciudad de México”

Kai-Uwe Bergmann, miembro del jurado

La ceremonia de premiación ocurre en la ciudad de Frankfurt, y en ediciones pasadas los rascacielos ganadores han sido de New York, Milan, Sidney y Bangkok.

Dam Ihp2018 Pressebild Blickaufbetonfassade C Alfonso Merchand Web

Dam Ihp2018 Pressebild Glasfassadevonbenachbartemgebaeude C Moritz Bernoully Web

XatakaMx

Comments

comments