El equipamiento del guerrero Jaguar

Aunque el guerrero jaguar azteca sabía manejar prácticamente todas las armas, entre su panoplia destacan principalmente el macuahuitl. Se fabricaba a partir de una pieza de madera con piezas incrustadas de obsidiana o pedernal. Algunos escritos de la época nos informan de que estaba tan afilada que se podía decapitar con ella a un caballo.

Se protegían con el chimalli, un escudo fabricado sobre una base de madera y cañas reforzado con maguey y algodón que se decoraba con mosaicos y placas de jade, cuentas de colores, plumas, bronce, plata y oro. Del escudo colgaban tiras de cuero que protegían las piernas del guerrero.

Complementando al escudo, usaban el cuatepoztli, un yelmo de madera, normalmente de caoba, que, en el caso de los guerreros jaguar, simulaba la cabeza de este animal. Este casco protegía la cabeza del guerrero hasta la línea de mandíbula. A través de las fauces abiertas, el guerrero jaguar podía ver.

Además, se vestían con el ichcahuipilli, una especie de armadura parecida al gambesón que llevaban los guerreros en Europa. Se fabricaba con varias capas de algodón trenzado y fibras de maguey y se endurecía con salmuera y otras sustancias.

El guerrero jaguar llevaba esta armadura debajo de la piel del felino con la que se cubría. La piel de jaguar era simbólica, una señal de su estatus dentro del ejército azteca, pero no servía como protección en el campo de batalla.

¿Sabías que…
A pesar de la creencia común, los guerreros de Mesoamérica no combatían prácticamente desnudos

El ichcahuipilli podía compararse al actual chaleco antibalas ya que cubría el torso para proteger al guerrero de las flechas y los proyectiles de los atlatl. También era efectiva contra las balas y en ocasiones, los conquistadores españoles las usaron para sustiuir a sus pesadas armaduras de hierro, menos cómodas en un ambiente tan húmedo y caluroso.

 

Comments

comments