El Águila de Veracruz no regresará este 2019 | La Opinión de Poza Rica

El Águila de Veracruz no regresará este 2019

El grito de play ball en el Beto Ávila tendrá que seguir esperando, esto debido a que la posibilidad de que Algodoneros de Unión Laguna se muden a Veracruz quedó totalmente descartada, de acuerdo al portal ‘Strikeout.

La fuente menciona que todo parece apuntar a que la franquicia se mantendrá en Torreón gracias a que el Grupo Orlegi, dueño del Santos Laguna, mostrara interés en adquirir al equipo.

En caso de concretarse la negociación, no será la primera incursión de Alejandro Iraragorri en el deporte de la pelota caliente, pues como Vicepresidente Deportivo de Grupo Modelo lideró al equipo de béisbol Club Yaquis de Obregón a cuatro títulos de la Liga Mexicana del Pacífico (2007, 2011, 2012 y 2013), así como a la obtención de dos Series del Caribe 2011 y 2013 representando a México.

El portal reveló que Erick Arellano, quien junto a su hermano Juan José son dueños de Algodoneros de Unión Laguna y Leones de Yucatán, sostendrán una reunión con Iraragorri para finiquitar la venta del cuadro lagunero. Asimismo declaró que la posibilidad de venderle la institución a los empresarios veracruzanos se esfumó.

“Lo de Veracruz se enfrió. Ahora tengo una junta la próxima semana con empresarios de Torreón. Estamos muy cerca de llegar a un acuerdo con ellos”, reveló Arellano.

Recalcó que no es posible arrancar la liga con 15 equipos, en caso de no concretarse la venta de Algodones y abundó en que Torreón debe disfrutar a cualquier costa del beisbol.

“Jugar con 15 equipos lo veo imposible. Esperemos encontrar nuevos dueños, de otra manera ya pensaremos en la última opción que es seguir operando nosotros el equipo, pero este año debe haber beisbol en Torreón”, enfatizó.

La ilusión de la afición jarocha en ver de vuelta el ‘vuelo’ del Águila tendrá que esperar por lo menos un año más, puesto que pese a que existía una propuesta para devolver al beisbol profesional al Beto Ávila las negociaciones no llegaron a buen puerto, dejando a los aficionados con el grito de play ball ahogado en la garganta.

El Dictamen

Comments

comments