‘El Abuelo’: detención, con inconsistencias

Juan José Farías, El Abuelo, fundador de las autodefensas de Tepalcatepec, Michoacán, mencionó que el informe que dieron los elementos de la Secretaría de Marina Armada de México, que participaron en su detención el pasado domingo, presentó inconsistencias en la manera en cómo ocurrieron los hechos.

Las pruebas que le llevamos, los videos, todo como pasaron los hechos y gracias a dios nos tocó un juez muy derecho, muy bueno, y valoró las cosas tal como son.”

En Imagen Noticias con Ciro Gómez Leyva indicó que el informe de los marinos señalaba otro horario distinto al de su detención, además de que le adjudicaron la posesión de armas y drogas.

Asimismo, sostuvo que fue objeto de tortura por parte de los elementos de la Marina, sin embargo, aseguró que no demandará a la dependencia.

Imagínese si les pongo algo sin hacerles nada y lo que me hicieron, si les pongo una denuncia el pleito cómo va a acabar, son sicópatas, está muy canijo”, dijo entrevistado por Miriam Moreno.

El Abuelo aseguró que antes de ser puesto a disposición de las autoridades, lo estuvieron “paseando” por comunidades aledañas, donde fue objeto de tortura e interrogatorios acerca del paradero de Nemesio Oseguera, El Mencho, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Respondió que no sabía nada de él porque hace ya varios años que no vivía en Michoacán.

Me echaron chingadazos en la cara y en la cabeza, lo típico de ellos, pues, mentadas de madre y todo, como son ellos”.

Luego lo trasladaron a Morelia, donde el Ministerio Público se negó a recibirlo, y finalmente lo transportaron a la CDMX, sin embargo, no supo con certeza si fue puesto a disposición de la Seido.

Dijo que una vez en las oficinas de la PGR, los agentes del MP Federal no le hicieron preguntas acerca de El Mecho, y se limitaron a señalar que estaba detenido por posesión de armas y drogas.

Puras estupideces de ellos, nunca me enseñaron armas ni droga, no enseñaron nada, sólo en el parte ponen eso, a mí nunca me enseñaron nada”.

Mencionó que el día de su detención le dispararon desde dos helicópteros de la Marina a lo largo de unos dos kilómetros, a pesar de que llevaba a su nieto en brazos, hasta que su camioneta comenzó a fallar por los impactos de arma de fuego y finalmente lo sometieron.

Aseveró que no es un delincuente, como lo afirmó el gobernador Silvano Aureoles, y pidió a la Marina llevar a cabo sus labores con verdaderos criminales y no con personas inocentes como él.

EXCELSIOR

Comments

comments