Ejecutan a docente

Poza Rica, Ver.- De al menos 4 balazos fue ejecutado la mañana de ayer, el profesor Ernesto Espinoza Sierra, quien era director de una primaria de Papantla. A temprana hora de ayer, un grupo de sicarios lo esperaban cerca de su casa y justo cuando el maestro pretendía abordar un vehículo para ir a trabajar, fue ultimado. Los delincuentes le dieron el tiro de gracia y pronto huyeron en una camioneta.

Espinoza Sierra tenía 46 años de edad, tenía su domicilio en la calle Guadalupe Victoria del sector conocido como La Victoria, Kilómetro 47, Papantla; desde hace algún tiempo vivía solo y era director de la escuela primara de la localidad El Palmito.

El reloj marcaba las siete de la mañana y tras alistarse, el docente salió de su casa; se dirigía a patio contiguo a su vivienda, donde a diario estacionaba carros de su propiedad, entre ellos un taxi y dos camionetas de carga que alquilaba. Con las llaves en las manos, el mentor caminaba hacia la unidad sin imaginar la tragedia que se avecinaba.

“Alistaba a mi hijo que iba a la escuela y de repente escuchamos varios disparos; me asomé y vi que unos tipos le dispararon desde una camioneta”, dijo una mujer que reside en la misma calle. Aquellos disparos no eran casualidad, los delincuentes habían herido a balazos a Ernesto Espinoza Sierra y antes de que huyeran en la unidad, uno de los sicarios descendió y le dio el tiro de gracia; para ese momento, el conocido maestro agonizaba enmedio de un charco de sangre.

No había tiempo que perder. Sin demora alguna, vecinos pidieron ayuda a la Cruz Roja cuyos socorristas no demoraron pero todo fue en vano, pues a su arribo, los paramédicos determinaron que Ernesto estaba muerto. Sin dar crédito a lo sucedido, la familia del inmolado, lloraba ante la tragedia.

Personal de los Servicios Periciales de Papantla y policías ministeriales del mismo distrito arribaron para las diligencias de rigor. Tras las experticias forenses, el cuerpo fue llevado al anfiteatro de Papantla donde se practicó la necrocirugía de marca la ley.

HABÍA SIDO
GOLPEADO

Mientras la policía realizaba diligencias, se conoció que hace aproximadamente 15 días, el ahora occiso llegó a su casa con evidentes lesiones en el rostro y otras partes del cuerpo pero este se negó a decir que le había ocurrido; fue hasta días después que confesó a su familia que había sostenido una pelea con otra persona.
Presuntamente en esa ocasión habría sido golpeado por desconocidos que ya lo acosaban.

De los delincuentes que privaron de la vida al catedrático nada se sabe por lo que la policía ministerial investiga a exigencia de los familiares de la víctima quienes exigen justicia por la pérdida de sus ser querido.

 

POR CLEMENTE HERNÁNDEZ REYES
GRÁFICAS: ENRIQUE GONZÁLEZ MORALES

Comments

comments