Discapacitados, abandonados a su suerte

Tihuatlan, Ver.- Además de las condiciones de pobreza y marginación, personas con discapacidad severa del medio rural enfrentan una situación de total abandono, sin que instancias como el sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) les tiendan la mano.

La señora Aldegunda Ángeles Guzmán, vecina del ejido Emiliano Zapata “La Bomba”, pidió ayuda para su hijo Arturo Díaz Ángeles, de 30 años de edad, quien desde que nació no pudo caminar por una enfermedad que ella misma no supo explicar.

Anotó que hace un tiempo su hijo recibió una silla de ruedas de una persona altruista, pero el equipo ahora se encuentra casi inservible por exceso de uso y falta de mantenimiento.

Aunque la mujer aclara que ella es beneficiara del programa federal Prospera, recalcó que para su hijo no ha habido ningún tipo de ayuda por parte de institución alguna.

Dedicada a las labores del hogar, la señora Aldegunda Ángeles añadió que con grandes esfuerzos su hijo le ayuda en algunas tareas como cortar leña con un machete, pero para ello se tiene que arrastrar en el suelo.

“A mí me dan un poco de ayuda mis otros hijos para irla pasando y lo que recibo del programa Prospera, pero para mi hijo no hay nada, ninguna ayuda se le ha brindado. Yo pienso que ya no se puede hacer nada para que camine porque ya está grande, pero lo que pedimos es que se nos ayude con una silla de ruedas”, recalcó.

Comments

comments