Diputados se enfrascan en discusión por el uso electoral de los programas sociales

A 15 días de inicio del proceso local, los diputados del PAN y Morena se enfrascaron en un debate estéril en el que se tildaron de locos y oportunistas, luego de que el PRI pidió que se publicaran las reglas de operación del Programa “Veracruz Comienza Contigo”.

El diputado de PRI,  Armando López Contreras, afirmó que es necesario desglosar el  monto y las reglas a las que quedarán sujetas la distribución y aplicación de los programas sociales.

Considero necesario, que como parte del proyecto de presupuesto, se debe determinar las Zonas de Atención Prioritaria que establece la Ley.

Además pidió informar a la Legislatura los beneficiarios, recursos financieros erogados, productos o bienes y servicios otorgados, así como los recursos humanos y materiales aplicados en la distribución de los apoyos.

Al sumarse al anteproyecto de punto de acuerdo, la diputada Rocío Pérez afirmó que el programa “Veracruz Comienza Contigo” se percibe como un “programa de despensas con una fuerte carga electoral.

La entrega de apoyos no está sustentado en una política social de un verdadero combate a la pobreza, no tienen reglas claras ni mucho menos cuenta con ejes rectores transparentes ni precisos, “es usado de forma discrecional, es lucrar, coaccionar e inhibir a la población que más necesita”, argumentó.

Esa postura molestó a los panista que desfilaron por la máxima tribuna, para defender al gobernador Miguel Ángel Yunes, aseguraron que la entrega de los apoyos es transparente.

Subieron a tribuna el diputado del PAN Marco Núñez quien minimizó la postura de Morena, tras asegurar que no era necesario tanto brinco, cuando el piso estaba tan parejo.

El siguiente en la lista de debate fue el panista Juan Manuel Unanue, quien  responsabilizó al gobernador Javier Duarte del incremento de pobres y señaló que nadie dijo nada cuando no entregó los programas, al desviar los fondos destinados para ese fin.

A la defensa contra la postura de  Morena se sumó la diputada panista Maryjose Gamboa, quien aseguró que sus compañeros de oposición sólo hablan porque tiene boca.

Les cuestionó a dónde están las universidades que creó su líder moral Andrés Manuel López Obrador.

También subió el panista Tito Delfín felicitó a los priístas pues con su propuesta lograron el apoyo de Morena, y criticó que en el partido también tienen a una delegada- de la que dijo olvido su nombre-, que recorre el estado con un posible uso electoral.

En respuesta la diputada Rocío Pérez y Tanya Carola Viveros recordaron que la propia titular de Sedesol, Indira Rosales reconoció que no hay padrón y defendieron su proyecto de educación.

Acusaron que hay decenas de propuestas de Morena que se mantienen en la congeladora ante la negativa del PAN de dictaminar lo que ellos presentan.

Cuando el debate subió de tono,  Gamboa Torales califico de locos a sus compañeros de Morena, afirmó que en dicho partido actúan como “secta”, incluso llamo “tontos” a los militantes del partido de oposición al señalar que aportan sus cuotas, y no está claro cómo se gasta el dinero que entregan a Andrés Manuel.

La diputada Mariana Dunyaska Rojas intentó calmar los ánimos al ofrecer enviar de manera personal a los legisladores de oposición la liga en la que está el padrón de beneficiarios, incluso, pidió que se pusiera en las pantallas del Salón de Plenos.

De esa manera, argumentó, el anteproyecto de punto de acuerdo era inviable y pidió desecharlo, pero no se atendió su petición.

Los diputados Sebastián Arellano y Roberto Zenyazen llegaron al reto a golpes.

La última en subir a tribuna  fue la perredista Yazmín Copete, quien acusó “el león cree que todos son de su condición”, en clara referencia al PRI, que en otro momento usó los programas sociales con tintes electorales.

Acusó que la delegada federal de sedesol  no puede gestionar apoyos para municipios veracruzanos, por lo que solo ofreció contactar una cita con el titular de la Sedesol federal.

Acusó a sus compañeros de hacer berrinche por todo y observó que su nivel de discusión es tan bajo que convierten a la tribuna en un lavadero.

La perredista Dulce María García López, quien fungió como presidenta de la Mesa Directiva, llamó al orden en más de una ocasión, argumentando que no estaban en un “mercado”.

XEU

Comments

comments