Detenidas otras tres personas por el atentado en el metro de Londres

Mientras sigue el interrogatorio de los primeros dos sospechosos del atentado con bomba de fabricación casera del pasado viernes en el metro de Londres, en el que más de 30 personas resultaron heridas, las fuerzas de seguridad británicas han confirmado la detención de tres nuevos sospechosos, uno de 25 años este martes, y dos de 48 y 30 años este miércoles.

Los tres hombres fueron retenidos en la ciudad de Newport, Gales, donde uno de ellos, el más joven, era registrado como residente, según un comunicado de la Policía Metropolitana de Londres.

Las dos operaciones se suman a la detención, el pasado sábado, de un primer sospechoso de 18 años en la sala de embarque del puerto de Dover —en el sureste de Inglaterra— y a un segundo arresto de un joven de 21 años en Hounslow, cerca del aeropuerto londinense de Heathrow.

Hasta el momento, la Policía ha registrado cuatro propiedades: el domicilio del tercer sospechoso en Newport, dos propiedades en el condado de Surrey a las afueras de Londres —una en la localidad de Sunbury-on-Thames y otra en Stanwell—, y otra en Hounslow, cerca del aeropuerto de Heathrow.

Según los medios británicos, la vivienda de Sunbury-on-Thames es propiedad de Ronald y Penelope Jones, de 88 y 71 años, respectivamente, conocidos por haber dado refugio provisional a jóvenes sin hogar durante décadas, lo que les valió la condecoración Orden del Imperio británico (MBA), concedida por la reina Isabel en 2010. La prensa indicó el domingo que la pareja cuidó recientemente a jóvenes refugiados de países como Siria e Irak.

Siempre según medios locales, el joven sospechoso de 18 años es un huérfano de nacionalidad iraquí y vivía con los Jones, mientras que el de 21 años es oriundo de Siria y estuvo un tiempo al cuidado de la pareja.

En virtud de la ley antiterrorista británica, los cinco sospechosos del ataque, cuya autoría ha sido asumida por el grupo terrorista Estado Islámico, podrán ser retenidos sin cargos durante un máximo de 14 días. Después los agentes tendrán que solicitar permiso judicial si se mantiene la detención.

Estos arrestos sugieren que el responsable de colocar el viernes el artefacto explosivo no actuó “solo”, como sostuvo la ministra del Interior, Amber Rudd, en declaraciones a la BBC el pasado domingo, y no se descarta que haya otros cómplices.

El jefe de la unidad antiterrorista de la Policía Metropolitana, Dean Haydon, ha destacado que los investigadores están tratando de averiguar “todos los hechos” tras el atentado. “Pedimos a la población que avise si ve algo que parece fuera de lugar, inusual o simplemente no encaja con su día a día. Podría no ser nada, pero si ves u oyes algo que podría estar relacionado con el terrorismo confía en tus instintos, actúa y llámanos”, ha añadido.

Tras estos cinco arrestos, Reino Unido redujo el domingo de “crítico” a “grave” el nivel de alerta terrorista, lo que significa que un atentado es altamente probable, pero no inminente.

El País

Comments

comments