Despejan a medias la calle Pípila

Convertida desde hace años en un mercadito en donde los consumidores pueden encontrar algunos productos frescos del campo y hasta pescados y mariscos, la calle Pípila continuaba ayer cerrada a la circulación vehicular, a pesar de que la noche anterior personal del Ayuntamiento delineó con pintura amarilla los espacios que ocupan los vendedores.

La finalidad de delimitar esos espacios, dijo el director de Comercio, Eduardo Hervert Cabrera, es para despejar la rúa y para que haya mayor fluidez vehicular en el centro de la ciudad.

Comments

comments