Deshumanización genera violencia en las campañas

VENUSTIANO CARRANZA, PUE. – Cuestionado sobre la postura de la iglesia, respecto a la ola de violencia que se ha registrado durante el proceso electoral, Francisco Serafín Luna, párroco de la cuasiparroquia San Pedro y San Pablo de Lázaro Cárdenas, perteneciente a la diócesis de Tuxpan, destacó que “se debe a que muchos de los candidatos, pero sobre todo, de sus seguidores, se han deshumanizado, han perdido la sensibilidad”.

Viene una elección del 1 de julio, donde todos los candidatos han presentado sus propuestas y la invitación de la iglesia, es que los ciudadanos salgan a votar, cada quien con sus preferencias, pero que participen, ya que esa es la obligación que tenemos como personas.

En el tema de violencia dentro del proceso electoral, no solo en la Sierra Norte de Puebla, si no en varias regiones del país, Serafín Luna destacó que la postura de la iglesia, es mencionar que el problema de raíz en estos hechos.

Agregó que si se quiere, aun se puede hacer algo, que es empezar desde el seno familiar, entre los padres o los matrimonios donde se debe empezar a educar, pues de lo contrario, nunca se va a acabar esta violencia y por el contrario, cada vez va a ir creciendo más y más.

“Los padres se han preocupado más por la comodidad de la familia, pero se está descuidando la atención a los hijos, pues hoy en día, cuantos papás trabajan, se ausentan y nunca conviven con los hijos y la iglesia dice, los padres no van a ayudar en nada con el hecho de que los hijos tengan vestido, alimentos, educación y sepan mucho, si no están sensibilizados respecto al amor al prójimo”.

Añadió que la iglesia invita a los padres que participan en el proceso político, a que vuelvan a la raíz, que es la familia, no se le puede echar la culpa a nadie, pues el problema es en la familia, es de nosotros mismos.

Por otra parte, Serafín Luna agregó que desde hace tres años, se le dio la categoría de parroquia y eso se va a celebrar para el 29 de junio, la celebración de misas de comuniones y confirmaciones y bodas.

POR ROBERTO AGUILAR TOLENTINO

Comments

comments