Desarticularon la red mundial de propaganda yihadista

PARIS, Francia – Las policías de Estados Unidos, Canadá y seis países europeos, coordinadas por Europol, realizaron en los últimos tres días un colosal operativo para desarticular los órganos de propaganda en línea del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La redada internacional se concretó entre el miércoles y ayer en forma simultánea en Bélgica, Bulgaria, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Rumania, así como en Estados Unidos y Canadá, bajo la coordinación de la Unidad de Referencia de Internet (IRU) de la Agencia Europea de Policía (Europol), que integra el ECTC (Centro Europeo de Contra Terrorismo).

El objetivo esencial de la operación consistió en identificar y detener a los administradores de los servidores en esos ocho países, utilizados para difundir la propaganda del EI por internet. El golpe policial estuvo dirigido esencialmente a neutralizar las diferentes plataformas mediáticas del Estado Islámico, como la emisora al Bayan o la agencia informativa Amaq (Amaq News Agency), utilizada por los islamistas radicales para reivindicar sus atentados, propalar instrucciones a sus militantes o difundir llamamientos al yihad (guerra santa).

La acción también incluyó los sitios Halumu y Nashir, principales órganos de difusión de los atentados terroristas perpetrados por los yihadistas.

Por la magnitud del operativo y la cantidad de información recaudada, se trata de la operación antiterrorista internacional más relevante de los últimos años, estimó Rob Wainwright, director ejecutivo de Europol.

La acción, resultado de una investigación que comenzó en 2016, permitió identificar a miles de usuarios que operaban en 133 países, entre los cuales figuraban cómplices de los yihadistas, posibles candidatos a ser reclutados como militantes por el movimiento terrorista y curiosos que eran sometidos a una intensa acción psicológica.

Con el análisis de los dispositivos intervenidos se espera identificar a los dirigentes que gestionan la producción y difusión propaganda yihadista, así como a simpatizantes radicalizados que residen en países occidentales y que pueden constituir una amenaza potencial para la seguridad.

La destrucción del dispositivo de difusión del grupo terrorista fue posible gracias a la información contenida en los servidores intervenidos en 2016 en Panamá, que permitieron reconstruir el funcionamiento de la red, identificar a los usuarios y estrechar el cerco a los administradores, integrantes de la estructura central del EI.

Este revés constituye otro duro golpe para el movimiento yihadista, que en los últimos meses perdió la mayor parte de los combatientes que tenía en 2016, conserva apenas una íntima porción del territorio que controlaba en Siria e Irak, y—según los expertos—está militarmente derrotado.

ElSolDeMexico

 

Comments

comments