Desafía al frío

Semidesnudo, solo cubierto con harapos, este hombre deambula todos los días por las calles de Poza Rica. Con una voz apenas perceptible, nos dijo que su nombre es Rialino y que no acepta ayuda de nadie porque tiene la idea de que “la gente es mala”. Es por ello que amablemente rechaza todo lo que le ofrecen, pues prefiere hurgar entre la basura para alimentarse de residuos alimenticios y viste siempre su raída ropa. Hace poco lo buscó una señora de Chihuahua que dijo ser su hermana y también vinieron a verlo de Tamaulipas, pero no confirmaron su parentesco con él. Si usted conoce a sus familiares, avíseles que Rialino sufre hambre y frío, pero aguanta estoicamente debido a sus extrañas convicciones.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *