Denuncian a policía de Cerro Azul por intervenir a menor

Cerro Azul, Ver.- Señalado de incurrir en los presuntos delitos de abuso de autoridad, privación ilegal de la libertad, lesiones, amenazas y lo que le resulte, el comandante de la Policía Municipal, Pedro Maseo Romero, fue denunciado públicamente por una familia de la colonia Faja de Oro.
Erick Marcelo Martínez, de 28 años de edad, aseguró que las víctimas del jefe policiaco y sus elementos fueron él y su hijo de crianza, Francisco Isaí, de 16 años, ambos con domicilio en Calle Privada Soledad, del citado sector habitacional.

De acuerdo a su testimonio, los hechos ocurrieron el martes anterior alrededor de las 16:00 horas, en la colonia Aguilera, cuando los dos retornaban a su vivienda después de laborar como jornaleros limpia-terrenos.
Señaló que esa tarde, camino a su casa, pasaron por donde se localiza un depósito cervecero denominado Six, por lo que a él se le ocurrió pedirle a su hijo ir a comprar un refresco y una cerveza a dicho lugar.
Empero, sostuvo, el encargado del negocio se negó a venderle la cerveza al adolescente, a menos que accediera a una propuesta indecorosa, lo que molestó al jovencito y se retiró.

Anotó que el rechazo de su hijo irritó al sujeto, quien al observar que el muchacho portaba un machete, llamó a la policía y lo acusó de haberlo molestado. Los uniformados no tardaron en llegar y alcanzaron a Francisco Isaí cuando ya iba por un Modelorama y sin más, lo interceptaron violentamente, lo subieron a la patrulla y se lo llevaron a la Comandancia.
El acusante apuntó que, al ver la situación, llamó a su esposa y madre del menor, y juntos acudieron a la oficina policiaca para solicitar una explicación sobre el arresto de su hijo.

Mencionó que en la Comandancia les permitieron entrar a las celdas para ver al muchacho, pero debido a que él comenzó a llorar y a señalar que los elementos lo habían golpeado (supuestamente lo abofetearon), ella tomó fotografías con su celular, lo que irritó al comandante, quien ordenó que los detuvieran también a ellos.
La mujer logró salir de las instalaciones y escapar sin que le quitaran el teléfono, agregó Erick Marcelo, mientras que una licenciada del departamento jurídico, de nombre Lizbeth, salía a la calle para corretearla e intentar detenerla, al tiempo que le gritaba palabras altisonantes.

El denunciante reveló que su hijo salió libre esa misma noche, pero él, debido a que no pudo pagar una multa de mil pesos, fue dejado tras las rejas durante 36 horas, pues fue dejado en libertad hasta las cinco de la mañana del jueves.
Este viernes, acompañado de doña Juana, su mamá, aseguró que denunciará el caso en la ciudad de Tuxpan, ante la Fiscalía General del Estado y en la oficina regional de Derechos Humanos, por cualquier represalia que pueda sufrir él o su familia.

Comments

comments