‘¡Cuba vibra!’, fusión de baile y música

CIUDAD DE MÉXICO.

Después de hacer las co­reografías del videoclip del tema Bailando, interpretado por Enrique Iglesias, Desce­mer Bueno y Gente de Zona —disponible en internet—, la compañía Lizt Alfonso Dance Cuba, con más de 26 años de creación, se presentará ma­ñana en el Auditorio Nacio­nal, con el espectáculo ¡Cuba vibra!

“Gente de Zona conocía el trabajo de la compañía y, cuando Enrique lo vio, quiso que hiciéramos el video con él. Las bailarinas de la com­pañía interpretaron el video. Fue una experiencia muy bo­nita”, recordó la coreógrafa Lizt Alfonso, creadora del es­pectáculo, en entrevista con Excélsior.

Una fusión de música y danzas como el flamenco, el ballet, ritmos españoles y afrocubanos es la que será re­presentada mañana.

La compañía Lizt Alfonso Dance Cuba hará un recorri­do por los sonidos de la isla desde la década de 1950 has­ta la época actual, como rum­ba, conga, chachachá, bolero, jazz y rock and roll.

La coreógrafa señaló que hizo una selección particu­lar para esta función de ¡Cuba vibra!

“Van a poder ver fragmen­tos de distintos espectáculos como Fuerza y compásAlasElementosAmigasVida.

Van a apreciar el estilo de fu­sión que caracteriza a Cuba, tanto en la danza como en la música.

“En el caso de la danza es­tán el ballet con danzas es­pañolas en general y bailes populares cubanos, afrocu­banos, danza contemporánea y el estudio de la interpre­tación, la puesta en escena y cómo llevará dramaturgia de un espectáculo desde que comienza hasta que termina, teniendo un efecto acumula­tivo dentro del espectador, de forma tal que se cargan de esa energía que se desarrolla so­bre la escena a través de los diferentes cuadros que mues­tra el espectáculo”, señaló Al­fonso vía telefónica.

Es así como ¡Cuba vibra! comienza con bulerías y fla­menco, mezclados con latín jazz y afro, con percusiones.

Le sigue un bailable de los años 50, en el que el chacha­chá, mambo y conga se reú­nen para contar historias de amor, desamor, encuentros y desencuentros.

El público verá un vecinda­rio cubano en escena, donde los bailarines desarrollarán su capacidad física y técni­ca en el swing y el jazz, como influencias de la música esta­dunidense en la cubana, sobre todo en la rumba.

“Es un espectáculo con mucho colorido, muy diver­so, preparado para toda la familia; es elegante, comple­jo, con proyecciones en pan­tallas y diferentes diseños de vestuario, así como mú­sica compuesta por los pro­pios músicos de la compañía, quienes además hacen un guiño a la música mexicana que se confunde con la cuba­na, lo cual será bien bonito. Al final, vibrarán junto con no­sotros”, destacó la coreógra­fa, quien se inició en el ballet a los cuatro años de edad y que, aunque hace mucho dejó de bailar —en 1999—, dirige gra­tamente la compañía y realiza las coreografías.

¡Cuba vibra! tiene un hilo conductor rítmico, que refiere de uno a otro número musical, avanzando en el espectáculo y, en determinadas coreogra­fías, relatando una historia que se inicia y se acaba con cada canción.

“Desde 1998 estamos via­jando al exterior, hemos re­corrido los cinco continentes y en México hemos estado en ciudades como Hermosillo, Oaxaca, Monterrey, pero nun­ca hemos bailado en la Ciudad de México. Así que ésta es una oportunidad maravillosa de estar en el Auditorio Nacio­nal, es un honor y nos hemos preparado fuertemente, con cariño y dedicación especial para el público mexicano”, concluyó.

 

Excelsior

Comments

comments