Cuando no hay tecnología moderna, con estos icónicos utensilios se cocina en México

La tecnología avanza a pasos agigantados día con día, y esos avances, repercuten rápidamente en nuestra vida diaria. El ejemplo más claro que tenemos hoy en día es la manera en la que los smartphones están presentes en gran parte de nuestras actividades, pero si detenemos la mirada en nuestro hogar, notaremos que gracias a la tecnología muchas cosas han cambiado.

En nuestra cocina, quizá, lo tengamos más claro. Hace décadas que utensilios tan icónicos como el molcajete y el metate, han sido reemplazados por licuadoras y otros procesadores de alimentos; el anafre de metal para leña y carbón por estufas de gas, y así otros tantos. Sin embargo, hay muchas regiones del país donde la tecnología es aún poco conocida y donde se sigue cocinando con utensilios antiguos.

Molcajete y temolote

Molcajete

De todos los utensilios que mencionaremos hoy, son el molcajete y el temolote los que han logrado permanecer en muchas cocinas, aunque no en todas. Son ideales para preparar las mejores salsas, pues la textura de una salsa molcajeteada es difícil de obtener con una licuadora.

En forma de cuenco y con tres patas para darle equilibrio, el molcajete es utilizado para triturar alimentos, ya sean vegetales, granos o especias. Su compañero indiscutible es el temolote, un cilindro hecho del mismo material que el molcajete, tradicionalmente piedra volcánica, es el encargado de machacar lo que hay en éste. En algunos lugares es conocido como tejolote.

Pero al molcajete no solo lo utilizamos para triturar, puesto que también lo ocupamos para cocinar y para servir algunos platillos, poniéndolo a fuego directo boca abajo y una vez caliente, se saca del fuego y se voltea para agregarle los ingredientes, que se cocinaran con el calor que el molcajete conserva.

Metate y metlapilli

Metate

Dos de los utensilios que han perdido su lugar en las cocinas mexicanas modernas son el metate y el metlapilli, mismos que han sido sustituidos por los procesadores de alimentos. El metate, es una piedra tallada de forma rectangular y el metlapilli o “mano de metate” es el equivalente al tejolote para el molcajete.

Ambos son usados para moler granos y otros ingredientes, presionándolos entre ambas piezas. Antiguamente, era el utensilio principal para preparar la masa de maíz, para machacar los chiles o especias de los moles, e incluso para moler el café. Para usarlos, es necesario ubicarse en cuclillas frente al metate, asir con las dos manos el metlapilli y triturar los ingredientes con un movimiento descendente de este último.

Comales de barro

Comal Barro

Colocados siempre entre tres piedras para darles soporte, los comales de barro tienen una forma circular y un diámetro de mínimo 50 centímetros. Debajo de él, pero sin tocarlo, se colocaban las brasas para calentarlo y posteriormente, poder cocer en el las tortillas, o bien, tostar granos y asar los chiles.

En la actualidad, los comales suelen ser fabricados con metal y se usan principalmente por los vendedores de comida, ya sea en los puestos callejeros o en los restaurantes. En nuestros hogares, han sido reemplazados por planchas y sartenes.

Prensa para tortillas

Tortilladora

Si bien, la prensa para tortillas o tortilladora de aplastón puede considerarse un utensilio moderno, cada vez son menos los hogares que tienen una en su haber. La manera más tradicional de hacer tortillas es con las manos, pero la prensa hace que el trabajo sea mucho más fácil y se logren resultados más parejos en cuanto a tamaño y grosor. Las hay de acero, aluminio e incluso madera.

Anafre

Anafre

Podemos pensar en el anafre o anafe como si de una estufa portátil se tratara. Hecho antiguamente de barro y hoy en día de metal, en su parte inferior tiene un área en la que se coloca la leña o el carbón para prenderles fuego. En la parte superior, se colocan ollas o parrillas para calentar la comida.

Tecontamalli o Comitalli

Vaporera Barro

Tradicionalmente utilizada para hacer tamales, el tecontamalli es una vaporera de barro en la que se emplean hojas de milpa para separar el agua de los alimentos. Sus sucesoras en la actualidad son las vaporeras y las ollas de cocción rápida.

Chicoli o Molinillo

Molinillo

Bien sabemos que el cacao era un ingrediente bien preciado en las culturas prehispánicas, y para preparar bebidas como los atoles o el chocolate, el molinillo era el utensilio a escoger. Un batidor que consta de un mango largo en cuyo extremo hay una esfera estriada con anillos móviles. Su finalidad, lograr que el cacao u otros ingredientes se disolvieran bien en el líquido, además de darle forma a la atractiva espuma de un buen chocolate.

Símbolos de cultura y tradición

Todos estos utensilios, junto con diversos recipientes de barro cocido, jícaras hechas a base de fibra de calabaza, cucharas de madera o de caparazón de tortuga, cuchillos de obsidiana y cestos fabricados con carrizo trenzado o palmas, son símbolos de la gran riqueza y tradición que ha existido en nuestra tierra desde hace varios siglos. Lo seguirán siendo, si a pesar de los avances tecnológicos, les hacemos un espacio en nuestra vida y en nuestros recuerdos.

XATACA

Comments

comments