Crece polémica por el legado de Octavio Paz

Doce días han pasado desde el fallecimiento de Marie José Tramini, musa, albacea y heredera del poeta mexicano Octavio Paz (1914-1998). Sin embargo, la Secretaría de Cultura (SC) federal aún desconoce si existe algún testamento que dirima el destino y la protección de la obra y el archivo del Nobel de Literatura 1990.

Esto ha colocado al acervo en riesgo de caer en un caos jurídico, abrió la puerta a la publicación de inéditos sin autorización y hasta al posible registro del bardo y ensayista como marca comercial, sin que exista impedimento legal alguno.

Aunado a esto, el legislador Alfonso Suárez del Real reveló a Excélsior que el condominio de Paz -ubicado en la calle de Guadalquivir 65-, donde se encuentra su estudio y su biblioteca, resultó afectado por el sismo de septiembre de 2017, lo que obligaría a pensar en la recuperación del edificio y la posible reubicación de su biblioteca, quizá, en la Biblioteca de México José Vasconcelos, en La Ciudadela.

“A título muy personal, pienso que una alternativa para generar una sinergia entre el gobierno federal y la Ciudad de México es que se continúe con la Ciudad de las Letras, en la Biblioteca de la Ciudadela, donde se podría reproducir el despacho de Octavio Paz y colocar su biblioteca de Guadalquivir 65, que tiene una inclinación derivada del sismo de 2017; es decir,  el edificio no está bien y eso pone en riesgo la permanencia del inmueble”.

Hasta el cierre de esta edición, fuentes cercanas a la familia Paz-Tramini insistieron en que el acervo del autor está intestado y que el Estado mexicano debe declarar su legado como Patrimonio Nacional.

El problema es que, para alcanzar esa declaratoria -confió una fuente de la SC-, se necesita un inventario completo del archivo, lo cual no existe y no puede elaborarse hasta que se defina la masa hereditaria, una situación inédita en la historia literaria de México.

Para resolver este nudo jurídico, comentó el abogado, especialista en materia cultural y colaborador de Excélsior, César Benedicto Callejas, una solución que proteja el acervo y respete los derechos del legado es que “el gobierno, en base a los derechos de autor y la protección de los derechos morales, se instituya como defensor y depositario del legado de Paz, hasta en tanto no aparezca o no se declare la firmeza de la propiedad de la masa hereditaria”.

En caso de no hacerlo, advirtió el especialista, “no hay quién defienda los derechos de la masa hereditaria”. E insistió que “el problema de registrar una marca -como advirtió ayer el periodista Javier Aranda Luna- es que no habría quién diga si hay o no derecho para hacerlo.

Y si alguien tiene en su poder un inédito, no habiendo quién lo autorice, podría publicarlo… y entraríamos en una serie de irregularidades jurídicas difíciles de prever, hasta en tanto el Estado no tenga facultad alguna sobre la obra creativa, porque los archivos forman parte de la obra creativa del maestro Paz”, añadió.

ESPERAN HOY AL ABOGADO

Este diario también consultó a Miguel Ángel Pineda, vocero de la SC, quien adelantó que el abogado de la familia Paz-Tramini volverá hoy a la Ciudad de México; éste, además de solicitar el anonimato, hizo dos peticiones: cerrar y vigilar las casas donde habría legado documental, artístico y de bienes muebles; y tiempo para hacer una revisión detallada de los documentos que pudiera haber.

Pineda también reveló que los costos funerarios de Marie José Tramini no estuvieron a cargo de la SC, sino de un particular cercano que pidió el anonimato

¿Cómo protegerá la SC el legado de Paz?, se le cuestionó.  “El compromiso de la SC es que se preserve el legado y se mantenga en México. Pero vamos a esperar lo que diga el abogado para actuar en el mejor sentido, porque evidentemente su legado documental, sus cartas y escritos son patrimonio que hay que preservar en nuestro país”.

¿Cuándo será la reunión de la SC con el abogado? “Él lo determinará hoy, cuando regrese a México y, a partir de eso, se establecerán los términos que él mismo -como abogado experto- sugiera que sean los mejores. Él nos dirá cuándo es oportuno poder calificar legal y jurídicamente los documentos que ya sean de su conocimiento y el análisis, porque cualquier precipitación puede ir en contra del propio legado del poeta mexicano”, dijo.

Finalmente, el legislador Suárez del Real -virtual secretario de Cultura de la Ciudad de México- agregó a este diario que, ante la figura del intestado, las leyes mexicanas determinan que la masa hereditaria debe pasar a la Beneficencia Pública.

Lo cierto es que el legado no puede ser rematado porque se trata del patrimonio del Nobel de la Literatura, apuntó, el cual incluye manuscritos, derechos de autor, pero también objetos y propiedades inmobiliarias -como su condominio en Guadalquivir 65, esquina Paseo de la Reforma, y el condominio en Polanco- y bienes muebles afectos a estas propiedades, en donde hay obras de arte de reconocidos pintores o escultores mexicanos y extranjeros, y obra de arte popular de la India, Nepal y Katmandú, donde Paz fue embajador en los años 60.

EXCELSIOR

Comments

comments