Corrupción agrava la economía argentina

Argentina. La actual crisis económica que golpea a Argentina está generando el descontento social ante la incapacidad del gobierno para revertir el problema.

Para agravar la situación, el país sudamericano enfrenta un severo problema por los casos de corrupción que involucran a la expresidenta Cristina Kirchner, exfuncionarios de su administración y el sector empresarial.

“Los cuadernos de la corrupción”, es el escándalo de sobornos para obtener contratos en la obra pública, son la pesadilla de la exmandataria y una docena de sus colaboradores, pero se convirtieron también en un mal que acosa a la debilitada economía argentina.

El caso estalló hace un mes e involucra por primera vez a una veintena de empresarios de las más importantes compañías del sector de la construcción.

Altos ejecutivos entregaron por más de 10 años una cantidad incontable de bolsos con millones de dólares en efectivo a funcionarios de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, para asegurarse de ganar las licitaciones de obras públicas.

IMPACTO ECONÓMICO

En 2017 el sector de la construcción fue uno de los motores del crecimiento económico de Argentina, crecía fuerte hasta mayo, cuando el caso de “los cuadernos” impactó por reducción del financiamiento.

Los bancos frenaron los préstamos a empresas involucradas en la causa.

Con la economía en crisis por una depreciación desbocada del peso argentino, que ya acumula más de 50% en el año, y una perspectiva de caída de 1% del PIB para 2018, el escándalo de corrupción no fue la noticia más oportuna.

Ante este terrible panorama, el gobierno subió a un altísimo nivel las tasas de interés y dijo que el lunes anunciará medidas para reducir aún más su déficit fiscal, en medio de la crisis financiera.

Asimismo, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, viajará el martes a Washington para reunirse con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, para discutir su solicitud de acelerar el cobro del crédito que le fue otorgado.

Sin embargo, la economía real ya siente los efectos de la crisis financiera, con una inflación cada vez más alta -podría acercarse al 35% anual- y una retracción de la actividad económica.

DIARIODEXALAPA

Comments

comments