Convencido por la muerte

MORELIA.

Damien Chazelle, ga­nador del Oscar a Mejor Director en 2017 por La La Land, estaba re­nuente de dirigir una historia acerca de Neil Armstrong, el primer hom­bre en pisar la luna, ya que sentía que no era el siguiente paso en su carrera, sin embargo, cuando supo que ese hombre llegó a la luna es­tando de luto, supo que ahí había una historia que contar. Así nació El primer hombre en la luna, cinta protagonizada por Ryan Gosling y Claire Foy.

“No tenía ganas de hacer una pe­lícula biográfica. Conocía la historia de éxito de ese hombre, había leído sobre él y había visto varios docu­mentales y lo que me hizo cambiar de parecer fue saber que Neil Arm­strong había perdido una hija an­tes de ser el primer hombre en haber pisado la luna. Se trataba de un hombre en duelo y para mí era una especie de camino existencial en el que había una capa metafísi­ca y espiritual. Era un hombre que vive la muerte y la vida y que esta al borde del precipicio”, contó Damian Chazelle sobre el estrado del Centro Cultural Universitario.

Acompañado por su guionista, también ganador de un premio Os­car por el guión de Spotlight, Josh Singer, así como por Daniela Michel, directora del Festival Internacional de Cine de Morelia, y de Alejandro Ramírez, presidente del certamen, Damien Chazelle ofreció una char­la de poco más de una hora en la que habló acerca de cómo se gestó El primer hombre en la luna, de las complicaciones técnicas a las que se enfrentó, así como del trabajo de Ryan Gosling, a quien dirigió en La La Land.

Siempre lo tuve en la mente para el papel, pero no sabía si des­pués de La La Land iba a estar has­ta el gorro de mí. Él de inmediato se interesó en el proyecto. No sa­bía más allá de los conceptos bási­cos, pero cuando leyó el guión tuvo una reacción muy visceral cuando supo que Armstrong había perdido un hijo. Ryan tiene dos hijas y su pri­mera hija tenía entonces la misma edad que la hija de Neil Armstrong que murió, así que eso le movió”, comentó Chazelle.

Luego del encuentro con los me­dios, Damien Chazelle y Josh Sin­ger develaron dos butacas con sus nombres de parte de los organiza­dores del festival, mismas que se ubicarán en un cine de Morelia que data de la década de los años 50 del siglo pasado. Esta tradición de de­velar una butaca con el nombre del invitado especial se comenzó a ha­cer en 2010.

El primer hombre en la luna, ba­sada en el libro homónimo de James R. Hansen, inauguró ayer la edición 16 del Festival de Cine de Morelia que terminará el 28 de octubre.

 

Excelsior

Comments

comments