Comercio en malas manos, funcionarios corruptos

Poza Rica, Ver.- Los privilegios a un grupo selecto de comerciantes ambulantes por José de Jesús Luna Kuri, subdirector de Ordenamiento Comercial, ha desatado la ola de quejas en contra del área encargada del comercio en la ciudad.

Comerciantes aseguran que los han desplazado y pedido una mayor cuota, ya que Luna Kuri y sus secuacez se dedican a amedrentarlos para poder moverlos de lugar.

También la regidora Vanessa Balderas Sánchez, encargada de la comisión de Comercio, omite la infinidad de quejas de ciudadanos y comerciantes afectados, ya que prefiere no entrar en conflictos y fingir desconocimiento del problema.

Luna Kuri, junto al director de Desarrollo Económico y Fomento al Empleo, Germán de Jesús Garlindo Longoria, y otr“servidores públicos” que se han infiltrado en el ayuntamiento, operan bajo el amparo del todavía diputado federal, Leonardo Amador Rodríguez.

Amador Rodríguez, es socio de contratistas, comerciante y ahora tras su tráfico de influencias, logró incrustar a este selecto grupo de amigos suyos dentro de la plantilla municipal.

Pero estos corruptos funcionarios que tienen a su cargo la dirección de Desarrollo Económico no tienen ni la más remota idea de lo que implican sus funciones como “Impulsar el desarrollo económico integral y sustentable del municipio de Poza Rica, la planeación del sector productivo, definir vocaciones económicas, promover inversiones, propiciar un ecosistema favorable para la creación y fortalecimiento de empresas, impulsar el consumo interno, economía social y solidaria así como la modernización de los mercados públicos y privados”.

Sin embargo, nada de esto se lleva a cabo pues parece que su principal objetivo es llenarse los bolsillos con el cobro de sobornos.

En lo que va de la administración municipal se han incrementado a más del doble las invasiones de banquetas por parte del comercio ambulante, y a su vez, el cobro de cuotas ha afectado aún más la economía de los comerciantes.

Esta situación, lejos de mejorar la economía local, genera caos, una pésima imagen urbana y suciedad; todo ello, provoca mayor inseguridad y molestias a los peatones que diariamente transitan por estas calles del centro de la ciudad.

Se ha observado también una mayor tolerancia a la invasión de las calles y banquetas en la colonia de Flores Magón, principalmente en las calles Bolívar, Mina y Tamaulipas, mediante el cobro indebido a los vendedores.

Ante el caos que se vive actualmente, la sociedad, comerciantes establecidos y ambulantes, exigen a las autoridades municipales respetar sus derechos ciudadanos y atender sus demandas en un corto plazo, pues los servidores públicos que actualmente se encuentran en esta área, no han demostrado tener tacto para ejecutar el proyecto de trabajo del ayuntamiento.

Comments

comments