Coatlicue “Nuestra venerable madre

Coatlicue era la divinidad de la vida y la muerte. Su nombre significa “la de la falda de serpientes”. También se le llamaba Tonantzin, “nuestra muy venerable madre”, y Teteoinan, “madre de las divinidades “.

Era madre de los Centzon Huitznáhuac o Cuatrocientos Surianos las estrellas del Sur, así como de la Coyolxauhqui (La luna) que regía a sus hermanos.

Es madre de las demás divinidades como Huitzilopochtli, Quetzalcóatl, entre otros.

Es la parte femenina de el creador (Tloque Nahuaque, Ometecihuatl).

La leyenda de Coatlicue.

Cuenta la leyenda Azteca la historia sobre Coatlicue, la energía de la vida y la muerte y madre de los Cuatrocientos Surianos, Centzon Huitznáhuac, dioses de las Estrellas del Sur y de la diosa Coyolxauhqui, la cual regía a sus hermanos.

Coatlicue vivía en Coatepec, donde hacía penitencia barriendo. Un día mientras barría, cayó del cielo una hermosa pluma, que ella recogió y colocó en su seno.

Al terminar de barrer buscó la pluma que había guardado y al no encontrarla se dió cuenta que estaba embarazada.

Los Cuatrocientos Surianos al enterarse que su madre estaba embarazada, enfurecieron. Su hermana Coyolxauhqui, los convenció que debían matarla por que los había deshonrado.

Coatlicue estaba muy asustada y triste, pero su hijo Huitzilopochtli, que estaba en su seno, le dijo que no temiera porque él la iba a proteger.

Ella se sintió consolada y su corazón se tranquilizó.

Mientras tanto, Coyolxauhqui y sus hermanos planeaban la venganza contra su madre. Cuahuitlicac, uno de los hermanos, fue en busca de su madre y Huitzilopochtli para comunicarles lo que planeaban.

Los Cuatrocientos Surianos guiados por Coyolxauhqui, se encaminaron entonces hacia la montaña, dispuestos a matar a su madre, pero nuevamente Cuahuitlicac fue a informales que los guerreros ya estaban en camino.

En ese momento nació Huitzilopochtli, quien se convirtió instantaneamente en adulto; tomó un escudo de plumas de águila, un lanza dardos y unos dardos de turquesa.

Huitzilopochtli pintó sus brazos y piernas de azul, dibujó su rostro con franjas diagonales, sobre su cabeza colocó plumas y en el pié derecho se colocó una sandalia cubierta de plumas.

Controlando a una serpiente, logró herir a su hermana Coyolxauhqui y después le cortó la cabeza, su cuerpo rodó y fue cayendo, así ella se convirtió en la luna.

Esta leyenda es un ejemplo de la rica cultura Mexica, así explican cuando el Sol (Huitzilopochtli) sale, la luna se oculta (Coyolxauhqui). Los Surianos pasaron a ser las estrellas.

Comments

comments