Clandestinas, casi 600 tomas de agua

Tihuatlán,Ver.- La Comisión Municipal de Agua de Tihuatlán (Comat) ha detectado alrededor de 600 tomas clandestinas, por lo que procede a realizar cortes para que los usuarios regularicen su situación, señaló Héctor Manuel Ponce Jiménez, edil comisionado en el ramo.

La Comisión Municipal de Agua de Tihuatlán (Comat) ha detectado alrededor de 600 tomas clandestinas, por lo que procede a realizar cortes para que los usuarios regularicen su situación, señaló Héctor Manuel Ponce Jiménez, edil comisionado en el ramo. Abundó que, a dos años y medio de haberse municipalizado el sistema de agua, se tuvieron que hacer esfuerzos para normalizar el servicio, toda vez que había una alta incidencia de desabasto, además de que la Comisión de Agua del Estado de Veracruz, que operaba el servicio, no pagaba la energía eléctrica.

“Otro de los rezagos que teníamos eran las tomas clandestinas. Teníamos alrededor de 600 tomas clandestinas, con sectores y colonias completos que se abastecían del vital líquido pero que no tenían contrato”, refirió.
Añadió que desde el mes pasado se han implementado acciones de cortes de dichas tomas irregulares, tanto en colonias como Insurgentes Socialistas, en el ejido Lázaro Cárdenas y en los sectores La Roquita y Cantarranas, donde recibían agua sin pagar un solo peso.

“Las interconexiones que tenemos en todo el municipio nos permiten dar el servicio por tandeo y logramos poner válvulas de paso, donde podemos restringir el servicio a estos sectores renuentes a contratar”, refirió.

Ponce Jiménez anotó que la Comat tiene alrededor de 4 mil 200 usuarios en todo el sistema, que incluye la zona conurbada Plan de Ayala-Totolapa, además de las localidades La Concepción, Lázaro Cárdenas, La Isla, Kilómetro 12 y Kilómetro 17, así como toda la cabecera.

Mencionó que, del total de usuarios registrados, alrededor del 4% se encuentra en rezago, pero insistió que las tomas clandestinas siguen siendo el principal problema, con personas que ya se acostumbraron a no pagar el servicio.

“Al cortar y pedir que se regularicen no es con el afán de perjudicar. El sistema de alguna manera es caro. Pagamos alrededor de 300 mil pesos de luz cada mes, una nómina de ocho empleados, y los gastos de reparación, para comprar materiales y ampliar redes, nos obliga a trabajar en un punto de equilibrio económico”, concluyó.

Comments

comments