Científicos mexicanos desarrollan plásticos biodegradables | La Opinión de Poza Rica

Científicos mexicanos desarrollan plásticos biodegradables

Un equipo de científicos del Instituto de Biotecnología (IBt) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha desarrollado un tipo de plástico biodegradable fabricado con residuos agroindustriales y ácidos de bacterias modificadas que podrían reemplazar a los plásticos convencionales derivados del petróleo.

Los biopolímeros, o bioplásticos, tienen las mismas aplicaciones que el plástico que ya conocemos; pueden usarse como contenedores para guardar alimentos, material de embalaje y se pueden fabricar bolsas de plástico para uso desechable, teniendo la ventaja de que si este tipo de plástico se combina con basura orgánica y se envía a un sistema de composta, el biopolímero será degradado biológicamente por los microorganismos presentes y no se tiene el impacto ambiental dañino que tienen los plásticos convencionales.

Los precursores de los bioplásticos se pueden producir en cantidades elevadas usando residuos agroindustriales, principalmente a partir de celulosa y hemicelulosa. Los azúcares obtenidos de dichos residuos agroindustriales son usados para obtener -por fermentación- ácidos orgánicos, tales como el láctico, obtenido de la leche; el succínico, que aparece en la fermentación del vino y de la cerveza; y el pirúvico,  un compuesto orgánico clave en el metabolismo y R-3-hidroxibutírico, que son precursores de biopolímeros.

“Desarrollamos investigación modificando bacterias, principalmente Escherichia coli, de sus vías metabólicas, para que generen ácido D-láctico o ácido L-láctico, que son isómeros que nos permiten generar un producto que se llama ácido poliláctico (PLA, por sus siglas en inglés).  El PLA es totalmente biodegradable y renovable y puede sustituir los usos que tenemos actualmente de polímeros de plástico convencionales”, puntualizó Alfredo Martínez Jiménez, investigador titular C en el Instituto de Biotecnología de la UNAM en entrevista para el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

De acuerdo a Martínez Jiménez, el que sean plásticos biodegradables no quiere decir que vayan a descomponerse de un día a otro, pero tardará mucho menos que el plástico convencional, derivado del petróleo.

Los biopolímeros no se descomponen en refrigeración o en otras condiciones en las que normalmente usamos los plásticos. Pero cuando están en condiciones de composta con basura orgánica y ciertos microorganismos, es cuando se degradan.

Actualmente, los investigadores del IBt tienen tres registros de patente en México, sobre innovaciones en el uso de microorganismos, generación de ácidos orgánicos a partir de residuos agroindustriales y proceso de desarrollo de biopolímeros.

 

 

NAT GEO

nlx

 

Comments

comments