Chevrolet pagó 2 mil pesos por registrar imagen de Voladores

Compartir en:

Grupo Heredia, S.A. de C.V., de Tampico, Tamaulipas, registró la imagen del ritual de Voladores para poder lucrar con la venta de sus unidades bajo la marca Veracruz Edition, por un lapso de 10 años, con apenas un pago de 2 mil 851.04 pesos.

El trámite 174816 ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) fue iniciado desde finales de julio del año pasado y autorizado bajo el número 2074999 en noviembre de 2018, sin embargo, fue hasta principios de este mes cuando en redes sociales se comenzó a promocionar a través de redes sociales con la camioneta Colorado.

Emilio Francisco Dorantes, presidente del Consejo para la protección y preservación de la ceremonia de los Voladores, declaró que el pueblo tutunakú no ha sido informado ni consultado al respecto, así como tampoco se ha otorgado algún permiso para el uso de la imagen.

Ante esta situación, afirmó que han enviado también un exhorto al IMPI, e iniciado acciones legales contra la empresa, ya que el ritual ancestral está protegido por la Unesco y diversos tratados internacionales.

En su artículo 14 inciso C, el Protocolo adicional a la Convención americana sobre derechos humanos en materia de derechos económicos, sociales y culturales, protege el beneficio de la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan, por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas.

Al igual, el artículo 2 de la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, recalca las medidas para la promoción, valorización, transmisión y revitalización de este patrimonio en sus distintos aspectos.

A decir del presidente Francisco Dorantes, al acudir a dialogar con la gerencia de esta zona (Autos y Camiones de Poza Rica), únicamente les dijeron que no podían hacer nada y que cualquier asunto tenía que ser tratado directamente en el IMPI o en Chevrolet México.

Esta no es la primera ocasión en que una empresa transnacional ocupa para lucrar la cultura totonaca, tal como sucedió con la cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma y la cerveza Indio, proceso que todavía sigue en conflictos legales.

Por PAULO RUIZ VARGAS