Chaparrales, un paraíso en el olvido

Desde su fundación como localidad, el 80% de la gente que habita en Chaparrales depende económicamente de la elaboración de artesanías a base de caracoles y pectínidos, materia prima que recolectan en el banco natural de conchas ubicado a un kilómetro de la localidad.

Abel Hernández González y su esposa Gloria Malpica Basilio se han dedicado a la fabricación de artesanías, mismas que logran distribuir a través de intermediarios a Nayarit, Mazatlán, Colima, Cancún y otros lugares del país.

A sus 48 años, Abel reconoce que no hay otras fuentes de empleo más que el campo, sector que al igual que muchos otros, no son una alternativa de solución para mejorar la economía de los más de cien habitantes.

Chaparrales, situado a un metro de altitud del nivel del mar, cuenta con 12 talleres artesanales, en su mayoría constituidos por familias. Su gran limitante -según lo expresan- ha sido el divisionismo político y la falta de apoyos de gobiernos para fortalecer el sector.

LA FALTA DE APOYOS

Desde hace 40 años los gobiernos municipales y estatales no han contribuido con apoyos directos para los artesanos. “Ellos siempre vienen, prometen, ganan y se van, ya no les creemos”, expresa molesta Gloria tras admitir que todas las familias de esa población se han valido de sus propios recursos para comprar herramienta y elaborar sus productos.
“Solo nos han usado para darse imagen en sus campañas, incluso han visitado nuestra comunidad y nosotros -ante la necesidad que tenemos- les regalamos piezas hermosas para que seamos considerados dentro de algún proyecto, después de eso no volvemos a saber de ellos, ya estamos cansados de lo mismo”, expresa.
Recordaron que metieron solicitudes de apoyo al ex diputado federal, Genaro Ruiz Arriaga, quien solo se llevó los oficios y nunca volvió. Recientemente -indicaron- la directora del sistema DIF municipal, los contempló para unos programas “pero no creemos que lleguen”, dijeron.
“El municipio tiene la posibilidad de bajar recursos. Les dan programas para crianza de cerdos, animales de traspatio, repostería y no es posible que no se asigne beneficio para nosotros, eso es lamentable”, criticó.

LOS PRECIOS Y LO MÁS ELABORADO

Los precios por pieza varían de acuerdo a su tamaño y la complejidad de su elaboración. Por ejemplo, hay alhajero de hasta 10 pesos o parejas de jarochos cuyo valor es de 400 pesos, sin embargo, estos últimos son muy poco comerciales.
Existen varios tipos de artesanías, no obstante, los de mayor venta son los alhajero, tecolotes, servilleteros, portarretratos, sirenas, muñecas, pulseras, collares, plumas e imágenes religiosas.
A pesar de no ser un negocio con abundantes ganancias, los pobladores aseguran que es la única manera de sacar adelante a sus familias, principalmente porque la naturaleza contribuye con un poco de materia prima.
Sin embargo, los cambios climáticos y la afectación que realiza el ser humano al contaminar los ríos y mares ha provocado que algunos moluscos desaparezcan y con ello se disminuya la producción de algunas conchas y caracoles que hasta hace unos diez años eran ideales para la fabricación de hermosas piezas.
En esta zona se recolectan cerca de 10 tipos de conchas, sin embargo, pese a su buena recolección los pobladores tiene que comprar algunos tipos de caracoles, o bien, ante la falta de herramienta adquieren caparazones rebanados que se adquieren en Salina Cruz, Oaxaca.
De acuerdo a lo informado, de julio a diciembre es la temporada con mayores beneficios para los artesanos, pues además de que el mar arroja grandes cantidades de caparazones de moluscos, la venta es mayor dado a que se contemplan largos plazos vacacionales en las zonas costeras del país.
Es durante los meses de marzo a noviembre cuando los productores acuden al banco de conchas para llenar cubetas y recipientes, los cuales almacenan para su uso durante los meses que escasea el trabajo.

AÚN HAY ESPERANZA

Aunque los precios de sus productos han sido mal pagados aún existe el optimismo de que las condiciones económicas mejoren con organización de los mismos pobladores e integrantes del campamento tortuguero de esta zona.
Es en este lugar en donde a falta de apoyos de los gobiernos se organizó el primer festival de la tortuga marina durante el año 2012, evento liderado por Eleazar García Núñez, responsable del santuario de quelonios en esta zona, el cual no fue tan exitoso como se esperaba.
Las fechas asignadas para el evento y la poca experiencia para estas actividades reunieron apenas cerca de 600 personas de una meta de casi 2 mil gentes para ese lugar.
Sin embargo, las ganas de la comunidad para salir adelante permitieron que los organizadores volvieran a presentar esta actividad, misma que es reconocida como una de las mejores atracciones de turistas en el municipio después del festival del huapango de Barra de Cazones y los Triatlones que se organizaban hasta hace apenas unos 4 años.
Para los pobladores, el nuevo gobierno municipal se apoderó de esta actividad sin permiso de la comunidad, utilizándola como bandera estandarte en materia de turismo y con ello considerar logros que no se ven reflejados en la comunidad.
“Este año sabemos que el ayuntamiento va a realizar el evento de la tortuga marina, a nosotros no nos tomaron en cuenta pese a que fuimos los que organizamos todo desde el inicio, quieren beneficiarse de esta actividad cuando en realidad lo que deberían hacer es apoyarnos para fortalecer el turismo”, expresó Gloria Malpica.
Se sabe que ante el abandono que ha tenido la comunidad, integrantes del Campamento Tortuguero del Totonacapan en esta comunidad han impulsado un proyecto para la creación de un museo a través del Programa Comunitario para Desarrollo Sostenible que se da a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la Semarnat.
De acuerdo a lo referido por Eleazar García Núñez, responsable del campamento en la comunidad, el proyecto lleva un avance del 50%. Indicó que la intención es llamar la atención del turismo, darle más áreas de visitas y generar ingresos a beneficio de la población.

Comments

comments