¿Cebras o burros pintados a rayas? El último debate en Egipto

El último debate que hace furor en las redes sociales de Egipto, e incluso más allá de sus fronteras, es de una temática original. No es político —algo demasiado arriesgado con el autoritario régimen actual—, ni tampoco deportivo —por fin, vacaciones de fútbol—, o relativo a algún cotilleo de las revistas del corazón. Es zoológico y tiene a las cebras como protagonistas. La pregunta no atañe al misterioso proceso evolutivo que dio lugar a estos preciosos animales. Es mucho más simple: ¿son realmente asnos pintados a rayas lo que el Zoo de El Cairo presenta como cebras?

La cuestión arrecia en las redes desde que Mahmud Sarhan, un joven estudiante egipcio, colgó algunas fotografías en su cuenta de Facebook después de visitar el parque zoológico de la capital egipcia. El joven no parecía tener demasiadas dudas en el mensaje que acompañaba las instantáneas. Las orejas de los especímenes expuestos en El Cairo sonsospechosamente alargadas y sus rayas no están perfectamente alineadas. Además, el animal que aparece en la fotografía, parece tener un borrón en la cara, como si se hubiera corrido la tinta.

Sin embargo, el director del Zoo, Mohamed Soltan, negó de forma categórica el engaño en una entrevista para la radio local, a través de un comunicado público. Soltan asegura que el recinto cuenta con verdaderas cebras. Mientras la cuestión suscita hilaridad fuera de Egipto, las consecuencias en el Valle del Nilo podrían no ser una broma. El país aprobó recientemente una norma que incluye duras sanciones a los medios de comunicación o usuarios de redes sociales que difundan “fake news” o noticias falsas. Pero en este caso, la verdadera duda es: ¿Qué consideraría la administración egipcia una noticia falsa, la denuncia del estudiante o la respuesta del director, al frente de una institución oficial?

Este no es el primer caso en el que un parque zoológico que recurre a la picaresca para suplir su falta de recursos e incapacidad de adquirir exóticas especies. Por ejemplo, el de Henan, en China, hizo pasar un dogo del Tibet, una exuberante raza canina, por un león. En caso de confirmarse la treta del Zoo egipcio, se convertiría en el segundo caso relativamente reciente en la región. En 2009, varios medios se hicieron eco de la noticia de que el zoo de Gaza había teñido la piel de dos burros para poder presentarlos como cebras. En su caso, la disculpa era más comprensible: si el estricto bloqueo israelí no deja pasar todos los productos de primera necesidad necesarios, pocas opciones tendrían unas cebras… Así pues, si cunde el ejemplo, podría aparecer un nuevo proverbio en el dialecto local: “que no te den asno por cebra”.

El País

Comments

comments