Castillo de Teayo, lugar de los elefantes blancos

Castillo De Teayo, Ver.- Dispersas por diferentes rumbos del municipio, obras inservibles, pero que requirieron millonaria inversión, se erigen como auténticos elefantes blancos, ya sea porque no quedaron concluidas en su momento, resultaron contaminantes o simplemente porque a los “expertos” les fallaron los cálculos y no funcionaron.

EL MÁS GRANDE ELEFANTE BLANCO
Uno de estos ejemplos es la pomposamente llamada planta de tratamiento de aguas residuales, construida desde el periodo de gobierno 2011-2013, cuando fue alcalde el empresario Manuel Téllez Gómez, ahora asesor del ayuntamiento que preside su esposa, Zoila Caridad García Cristóbal.
La edificación se ubica en los perímetros de la zona centro, al lado de un zanjón y a escasos metros de varias viviendas, cuyos habitantes se quejan por la presencia de esta obra que, en lugar de sanear, genera grave contaminación con la acumulación de agua verdosa y pestilente.
Uno de los vecinos, el señor Cirenio Caballero Silva, señaló que en aquel tiempo se opusieron a que la estructura se instalara cerca de sus casas, pues veían venir que los afectaría de una u otra manera, pero a pesar de la inconformidad las autoridades llevaron a cabo el proyecto, que al final resultó en fracaso, pues la planta tratadora funcionó solamente un muy corto tiempo.
“Las autoridades de Salubridad deben intervenir por la contaminación que puede generar, sobre todo para los niños, porque todo lo que se evapora de esa planta tratadora se va a los pulmones de los niños y a las personas de la tercera edad. Esa obra la hicieron cuando era alcalde Manuel Téllez y empezó a trabajar unos días, pero la cerraron porque no funciona del todo bien”, comentó Caballero Silva.
Recordó que, aunque él en esa ocasión no estaba en la villa, los vecinos levantaron firmas para oponerse al proyecto, pero al final las autoridades municipales se impusieron.
“Es un foco de contaminación y no se soporta el olor en temporada de calor. La tenemos a escasos veinte metros de nuestras viviendas. Como vecinos de este sector no nos oponemos a que se haga un beneficio para el pueblo, porque se trata del tratamiento de aguas negras, pero tuvo que ser construida en otro lugar, hay sitios adecuados para que las demás colonias desemboquen sus desechos, porque de todos modos actualmente los drenajes desembocan de manera directa a un arroyo y el arroyo ya está contaminado por lo mismo de que no está en funcionamiento esta planta”, recalcó.
Otros vecinos indicaron que, a pesar de que siguen manifestando sus quejas por la presencia de este elefante blanco, ubicado cerca de las calles Sebastián Lerdo de Tejada y Francisco I. Madero, desconocen si la infraestructura aún podría ser rescatada y puesta en marcha, a pesar de que lleva más de cuatro años detenida.

ERROR DE LOS EXPERTOS
Otro caso es la construcción de un pozo y la instalación de su equipamiento en la comunidad de Teayo, una de las más grandes de este municipio, obra que representó una inversión infructuosa de más de 1 millón 800 mil pesos, pues finalmente no sirvió.
La agente municipal del lugar, Marcelina Sampayo Barrón, refirió que durante mucho tiempo los habitantes del poblado demandaban el servicio de agua potable, ya que con frecuencia se quedaban sin el vital líquido.
Como resultado de las gestiones, en el año 2014, es decir, el primero de la administración municipal del exalcalde Enrique Isidro Dimas, lograron la autorización de la obra por parte del ayuntamiento.
Sin embargo, y por absurdo que parezca, las autoridades les construyeron el pozo de abastecimiento a escasos metros de un arroyo por el que escurren aguas residuales, a pesar de que algunos vecinos se opusieron ya que advertían que la contaminación afectaría la obra.
El resultado es que, en efecto y a poco más de tres años, el pozo quedó contaminado, ya que los escurrimientos se filtran hacia el pozo, del cual sale un agua amarillenta y que no sirve ni para lavar ropa o trastes.
“El pozo está al pie de una zanja y se contaminó, el agua sale amarilla y no sirve para abastecer a la comunidad. Es una obra que se hizo en el 2014, pero no sirvió. Sí se bombea el agua, pero sale sucia, amarilla, porque se trasmina desde la zanja. Fue una inversión de más de 1 millón 800 mil pesos, pero pues no sirvió”, recalcó la agente municipal.
Sampayo Barrón agregó que debido a que la obra no sirvió, muchos de los habitantes se han conectado a la red de la Comisión de Agua Potable del Estado de Veracruz (CAEV) que viene desde el vecino municipio de Álamo, sin embargo siguen los problemas debido a que falla el suministro, sobre todo en la temporada de estiaje.
Ante ello mencionó que se tendrían que hacer gestiones para buscar una alternativa para que la comunidad cuente con agua limpia y de manera permanente, aunque también hay otras obras que urgen, como la construcción del drenaje y mejoramiento de las calles.

OBRA QUE NO FUNCIONA
En una situación similar, habitantes de la comunidad Nuevo Naranjal acusaron que la construcción de un pozo, el cual sería conectado a la red de agua, resultó un fraude, pues los trabajos no fueron concluidos y todo quedó como otro elefante blanco.
Indicaron que desde hace varios años en la comunidad tienen problemas por la falta de agua, ante lo cual y también en la administración del exalcalde Enrique Isidro Dimas, se construyó dicho pozo a la orilla de un pequeño arroyo.
Aclararon que esta fue una de las primeras obras de la anterior administración municipal, ya que se construyó en el 2014, pero lamentablemente las instalaciones que conectan al pozo nunca se echaron a andar, a pesar de que lo reclamaron de manera reiterada.
“Nos quedó mal el expresidente y no sabemos para cuándo quede arreglado lo del agua potable. Está el pozo, pero lo dejaron paralizado, no lo instalaron porque nos dicen que el expresidente municipal no hizo el contrato de la energía eléctrica y así se ha quedado, no trabaja la bomba”, indicó el señor Sabdiel Escamilla Torres, vecino de Nuevo Naranjal.
Añadió que la obra, para la cual la comunidad aportó el 5% del costo, se encuentra entre el monte y desconocen si aún puede ser rescatada, aunque el temor de la mayoría es que quedará como otra obra inservible en el municipio.

Comments

comments