Caso Odebrecht, atorado para no afectar a partido político

El caso de presunta corrupción de Odebrecht en Pemex involucra directamente a Emilio Lozoya Austin, el exdirector de la empresa mexicana y otros funcionarios que, incluso, como lo matiza el New York Times, podría ser un caso judicial de mayor amplitud si el gobierno de Peña Nieto no hubiese archivado el asunto.

 

El gobierno de Enrique Peña Nieto, tiene la evidencia suficiente para fincar responsabilidades a exfuncionarios de Pemex involucrados en el caso de corrupción con la empresa brasileña, Odebrecht, pero no lo ha hecho para evitar afectar los intereses de su partido y candidato presidencial, publica el diario The New York Times.

“El gobierno de México tiene la evidencia suficiente para acusar formalmente a funcionarios conectados a uno de los escándalos de corrupción más grandes de América Latina”, dice la entrada del texto de primera plana del influyente periódico estadunidense.

“Pero está negándose a proceder para fincar los cargos porque puede dañar al partido del gobierno (PRI) antes de las elecciones presidenciales (del 1 de julio), de acuerdo con tres personas con conocimiento directo del caso”, agrega el texto del rotativo, firmado por su corresponsal en México, Azam Ahmed.

El caso de presunta corrupción de Odebrecht en Pemex involucra directamente a Emilio Lozoya Austin, el exdirector de la empresa mexicana y otros funcionarios que, incluso, como lo matiza el New York Times, podría ser un caso judicial de mayor amplitud si el gobierno de Peña Nieto no hubiese archivado el asunto.

“Las autoridades mexicanas podrían tener un caso todavía más fuerte con más evidencias por parte de las autoridades brasileñas (…) Pero, a diferencia de la mayoría de las naciones afectadas por el escándalo, México rechazó el pedido de Brasil de procesar Odebrecht a sus funcionarios, potencialmente intimidando a testigos y evitando que testificaran todo lo que sabían”, añade el artículo, citando a las personas que conocen el expediente.

En su primera plana, el New York Times resalta que mientras en otros países el caso de corrupción de Odebrecht a significado el procesamiento judicial, juicio y sentencia de funcionarios gubernamentales de bajo rango hasta presidentes, en México con el gobierno de Peña Nieto la impunidad sigue imperando.

“Los casos criminales están atrapados en un limbo común entre las investigaciones políticas sensibles en México, donde la corrupción sigue siendo uno de los grandes impedimentos para que se escape la aplicación de la ley. Los escándalos de corrupción han plagado al gobierno de Peña Nieto, prácticamente desde que inicio”.

 

 

NEW YORK TIMEs

 

nlx

Comments

comments