Cartes dimite a la presidencia para jurar como senador

ASUNCIÓN (AP) — Horacio Cartes renunció el lunes a la presidencia de Paraguaypara asumir como senador por el oficialista Partido Colorado, aunque aún falta que el Congreso apruebe o rechace su dimisión.

La ex jueza de la Corte Suprema y actual vicepresidenta, Alicia Pucheta, debería asumir el cargo en las próximas horas.

“Presento mi renuncia al cargo de presidente de la República del Paraguay para continuar sirviendo al país desde el Senado de la Nación, cumpliendo con la voluntad popular depositada en las urnas” en los comicios generales de abril, expresó Cartes en su cuenta de Twitter.

Darío Filártiga, asesor político del mandatario, indicó en conferencia de prensa que entregó “la nota de renuncia al senador Fernando Lugo, presidente de la cámara de senadores”.

El Senado debe reunirse el miércoles para aprobar o rechazar la dimisión. La cámara, de 45 miembros, necesita una mayoría de 23 legisladores para otorgar el visto bueno a la renuncia.

La constitución establece que los funcionarios públicos no pueden ejercer dos cargos al mismo tiempo, por lo que para jurar como senador el 30 de junio y asumir al día siguiente para un mandato de cinco años Cartes estaba obligado a renunciar a la jefatura del Ejecutivo.

Por la noche, Cartes publicó un mensaje grabado a través del estatal canal Paraguaytv en el que señaló que “hemos tenido errores y los reconocemos”.

Antes de despedirse de la población, hizo una síntesis de su gobierno y concluyó: “muchas gracias por dejarme ser presidente”.

Una semana atrás había difundido otro mensaje en Twitter, en el que reconoció varios desafíos que persisten en Paraguay: “Mientras existan la pobreza, la ignorancia y la falta de oportunidades no habrá libertad real para todos nuestros compatriotas”.

En 2017 la pobreza aumentó al 28,9% respecto del 26,6% del año anterior, lo que implica que, de los 6,7 millones de habitantes que tiene el país, 1,9 millones son pobres. A ello se suma una tasa de desempleo de 8,3%, según la Dirección de Estadísticas y Censo de Hogares.

Cartes, de 61 años, asumió sus funciones al frente del Poder Ejecutivo el 15 de agosto de 2013 y su mandato debía extenderse hasta el 15 de agosto, cuando asumirá el presidente electo Mario Abdo Benítez, también del Partido Colorado. Compitió en los comicios con la autorización de la Justicia Electoral y la Corte Suprema de Justicia debido a que la carta magna no le prohíbe al presidente postularse a un cargo de elección popular.

Efraín Alegre, excandidato a presidente en los comicios de abril por el opositor Partido Liberal Radical Auténtico, dijo en conferencia de prensa que la condición de senador electo de Cartes “es ilegal” porque “todos los expresidentes se convierten en senadores vitalicios por mandato de la constitución”, con voz pero sin voto en las sesiones y sin salario ni fueros.

En este sentido el analista político Ignacio Martínez dijo a The Associated Press que Cartes “probablemente quiera ponerse a salvo con el fuero parlamentario por si aparecen presuntos hechos punibles” en el futuro.

Antes de convertirse en presidente, Cartes construyó una fortuna familiar con dos docenas de empresas que abarcan diversos rubros, incluidos la banca, el tabaco, las bebidas gaseosas y el fútbol.

A menudo ha enfrentado acusaciones de que su riqueza se alimentó con el lavado de dinero, el contrabando de cigarrillos y el tráfico de drogas, pero los votantes paraguayos pasaron por alto estas acusaciones y se centraron en la esperanza de que Cartes ayudaría a impulsar la economía de una de las naciones más desiguales de América del Sur.

Cartes es el tercer presidente que renuncia al cargo desde 1989: el primero fue el dictador Alfredo Stroessner cuando el 3 de febrero de ese año, durante el alzamiento de las fuerzas armadas en un golpe de Estado, firmó su abandono del cargo. El segundo fue Raúl Cubas en 1999 tras los disturbios que siguieron al asesinato de su vicepresidente Luis María Argaña.

Debate

Comments

comments