¡Borran histórico mural!

CASTILLO DE TEAYO, Ver.- Justo al cumplirse 20 años de su elaboración, el mural “Lo que un día fue”, plasmado en una de las paredes principales del Palacio Municipal, fue borrado totalmente durante la mañana de este sábado por órdenes de la alcaldesa panista Zoila Caridad García Cristóbal.

De casi treinta metros cuadrados, la obra fue concebida en 1998 por el artista Osvaldo Vázquez Díaz, de este mismo lugar, quien la pintó por encomienda del ya fallecido ex alcalde Anastasio Rodríguez Casados.

La pintura plasmaba una serie de imágenes sobre la cultura, agricultura, flora, fauna, tradiciones, costumbres, lugares emblemáticos y parte de la historia de este municipio, único que tiene en el centro del pueblo un edificio prehispánico.

Quienes vieron nacer esta obra aseveraron que el artista demoró casi cien días para terminarla, mientras que a la alcaldesa le tomó un instante decir “bórrenla” y a los trabajadores menos de una hora eliminarla.

Apenas semanas atrás algunas personas hicieron notar que el mural, que igualmente incluía imágenes de la emblemática pirámide y los sacrificios a los dioses para obtener mejores cosechas, estaba deteriorado y requería restauración, lo que habría costado alrededor de 25 mil pesos.

Los apuntes indican que el ex alcalde Anastasio Rodríguez pagó con recursos del ayuntamiento la cantidad de 6 mil pesos (un equivalente a unos sesenta mil pesos actuales), por lo que la obra artística era parte del patrimonio municipal.

De gran colorido, la obra se fue dañando debido a la falta de cuidados, ya que, al haber sido plasmada en la pared del acceso al Palacio Municipal, en la parte media baja le recargaban sillas de madera y otros objetos.

Tras darse a conocer el daño irreversible a la cultura, ayer mismo decenas de personas criticaron acremente a la alcaldesa Zoila Caridad García Cristóbal, quien exhibió la falta de sensibilidad hacia las artes al ordenar que eliminaran la obra.

“Se borran 20 años de historia, porque precisamente la obra se concluyó en junio de 1998. El artista aún vive y se le pudo contratar para restaurarla, porque era su obra y se le debe respeto. Pero ahora hay que ver qué piensa Osvaldo Vázquez, aunque seguramente estará molesto y ofendido por esta acción”, reflexionó un habitante de esta villa.

Comments

comments