Baja producción de miel, por químicos

El uso de plaguicidas y herbicidas por parte de los agricultores afecta enormemente a los productores de miel de la entidad. En los últimos años su labor se ha complicado debido a que esos químicos matan a las abejas.

Ángel Luján Bautista, apicultor veracruzano que por 17 años se ha dedicado a vender productos de miel, explica que las afectaciones más importantes para este sector en Veracruz son el clima y el uso de plaguicidas, insecticidas, porque si bien lo hacen para proteger a los cultivos de las plagas, el problema es que afectan la apicultura porque impactan a la floración que es esencial para las abejas.

 “Sucede que no hay una verdadera coordinación para evitar efectos negativos por el uso de químicos en el campo estatal. Se podría fumigar después de la floración para que las abejas puedan cumplir con su ciclo productivo, pero la situación es contraria y nos afecta a nosotros”.

En su caso expone que desde hace casi dos décadas ha vendido con éxito productos 100% naturales y originales, sin mezclas extrañas y que son utilizados por las familias como antigripales y para reforzar el sistema pulmonar. “Miel natural, dulces con propóleo, espray, entre otros”. Su marca “La familia Apícola” tiene gran aceptación entre los xalapeños. La población conoce de las propiedades de sus productos y regresa cada vez que puede a comprar sus paletas y caramelos de miel.

Explica que si bien todas las actividades están crisis en el país, más las que dependen del campo, es mayor la problemática. Todo eleva los costos y los precios a que se compran los productos son bajos. Agregó que, en su caso, también les afectan los trámites de comercialización y eso les incrementa los costos y para colmo la gasolina, es decir, cada día el margen de ganancia es más pequeño.

Su actividad es muy especial y bonita, pero tiene la desventaja de que depende del tiempo. “Si hay bonita temperatura la abeja sale, pero si llueve o corre viento no lo hace y no puede producir la miel, pero además los nortes se llevan las flores del guayabo y es ahí donde las abejas no tienen qué comer y no podrán trabajar para hacer la exquisita miel de esta región.

Para los apicultores veracruzanos, comentó, la mejor época para cosechar es la primavera-verano, en abril y mayo.

Todo Veracruz es bueno para la apicultura, pero la mayor floración se da cerca de los naranjales, de Atzalan para arriba. Veracruz tiene la fortuna de tener muchos climas y el apicultor puede variar su floración, también cerca de mangales, “hay de todo, para todos los gustos”. Se puede diversificar la floración.

DiarioDeXalapa

Comments

comments