Baja cosecha de café el próximo año, temen productores del aromático

Con las fincas al 10% de su producción, los cafetaleros de la localidad de Temimilco viven la peor crisis económica de su historia, al grado de que muchos dudan si habrá cosecha el próximo año.

 Reunidos a un costado del salón social los productores de café buscan entre ellos soluciones al problema que enfrentan sus terrenos ya que el rendimiento ha caído de manera estrepitosa durante los últimos tres años. “Un año hay café y otro no hay, y ahora que hay está por los suelos. Las enfermedades y la roya nos están acabando”, señala Carlos Bello Nepomuseno.

El campesino aseguró que él pasó de cosechar mil kilos de café cereza a reunir 100 kilos “a duras penas” en cosechas con apenas dos años de diferencia. En esta situación están prácticamente todos los cafetaleros de la zona, quienes además enfrentaron este año una caída en el precio del café ya que los “coyotes” no ofrecen más de 7 pesos por kilo.

Bajo un sol que no calienta, el campesino hace cuentas, este año la ganancia de todo un año de trabajo será de 700 pesos. A eso le descuenta los insumos que le tendrá que invertir a la tierra para el próximo año. “La cosa es crítica, para todos es parejo: no hay finca buena”, explicó.

Con 100 kilos de cosecha, Bello Nepomuseno es de los campesinos más afortunados ya que incluso, hay quienes han prescindido de los costales y canastas para el corte y llevan al campo bolsas de plástico ya que la ganancia no supera los 30 kilos. “El que diga que va a llegar a la tonelada de café, ese ya tiene café porque hay quienes van a cosechan 20 0 25 kilos, eso no alcanza para sobrevivir”, señaló Augusto Salazar Vázquez, otro de los campesino de Temimilco.

Por la mente de muchos de ellos ha pasado ya la idea de abandonar el café y buscar trabajo en la cabecera municipal que se encuentra ubicada a 4 horas y media o bien establecerse en Xalapa, aunque eso implique dejar a sus familias solas ya que el recorrido puede a la capital del estado puede llevarles siete horas.

Pese a estar en plena cosecha, los cafetales de la localidad de apenas 800 habitantes lucen vacíos. Nada queda de los años de bonanza en los que venían de comunidades aledañas para el corte del aromático ahora con tristeza muestran los granos comidos por la roya y las matas de café “pelonas”. “Antes llegamos a sacar unas 14 toneladas por cada productor, aquellos que tenían tierras chicas sacaban unas siete toneladas. Ahora con tres o cuatro cortes llegamos a los 200 kilos. Estamos muy mal”.

Ahora los 90 productores agrupados en el Centro Cafetalero de Temimilco buscan sin suerte estrategias que les permitan incrementar la producción y acabar con la roya por su cuenta ya que aseguran, pese a ser una “emergencia” ninguna autoridad se ha acercado a apoyarlos.

“Este año no ha llegado ningún apoyo, ni fertilizante, ni abono, ni recurso económico, ni plantas sanas. El Procafé que era lo que nos apoyaba ya desapareció, al menos para nosotros porque a ninguno nos llegó ni dinero ni insumos”.

Salazar Vázquez asegura que estos 90 productores son “la última generación de cafetaleros” ya que actualmente ninguno de sus hijos trabaja en la siembra del café. La mayoría de los jóvenes de la localidad terminan sus estudios y emigran a municipios aledaños para trabajar. Los pocos que consiguen acabar con su carrera universitaria salen del estado incluso y pocas veces regresan al pueblo que los vio nacer.

“Ni pensar en que ellos regresen al campo porque no es redituable, en serio, ya no deja ni para comer. Nosotros lo hacemos todavía porque es lo que sabemos hacer” Luego el campesino voltea a ver el entorno verde en el que se encuentra encallada la localidad y concluye “y porque nos gusta vivir aquí. Sería el paraíso si tan solo pudiéramos tener una producción que nos garantice dinero para comer”.

Comments

comments